iFixit: Google Pixel es de los smartphones del año más sencillos de reparar

El equipo se ha visto sorprendido por su diseño tan cuidado y el orden de los componentes

Google-Pixel-pantalla

El Google Pixel XL ha sido desmontado por el equipo de iFixit

Tras el montón de noticias sobre los nuevos flagship de Google, muchos se preguntaban cómo habría influido HTC en la construcción de los dispositivos. Resultó bastante extraño que Google no hiciera mención del fabricante taiwanés al presentar su dúo de smartphones, a pesar de los fuertes rumores de que HTC sería el encargado del dispositivo. No obstante, el equipo de iFixit ha llegado para demostrarnos la influencia taiwanesa en el terminal de la gran G, la cual es decepcionante.

El Google Pixel XL, dispositivo desmontado por iFixit, es un dispositivo con pantalla Super AMOLED de 5.5 pulgadas con resolución Quad HD protegida por Gorilla Glass 4, además de un procesador quad-core Qualcomm Snapdragon 821 (2.15 GHz + 1.6 GHz) con memoria RAM de 4GB LPDDR4, cámara principal de 12.3 MP con apertura f/2.0 con enfoque por detección de fase y por láser, así como 8 MP en la cámara frontal. El dispositivo ha dado mucho de qué hablar, incluso cuando no es de los más recomendados o de alta demanda, por ello, en iFixit no han podido aguardar para practicar su extendido teardown y permitirnos conocer las entrañas del dispositivo.

Google-Pixel-piezas

Piezas del Google Pixel XL

El teardown del nuevo smartphone de Google, además de permitirnos conocer todos los componentes del Google Pixel, también nos muestra la labor de desmontaje facilitando una idea sobre lo fácil o complicado que resultará repararlo. El Google Pixel XL ha obtenido una calificación de 6 puntos sobre 10, lo que le coloca en una dificultad media, además, es un muy buen puntaje, teniendo en cuenta que el resto de dispositivos de gama alta día a día son casi irreparables.

iFixit afirma que el Google Pixel mantiene todos sus componentes muy bien organizados y conectados entre sí, tanto que pareciese que estamos desmontando un smartphone modular. Incluso, la extracción de gran parte de las placas y otros elementos como la pantalla, cámara o batería, entre otros, resulta sencilla. No obstante, desmontar los componentes del Google Pixel tiene una contrapartida, la cual no va más allá que a abrir el equipo.

Concretamente, levantar la pantalla es una de las tareas más delicadas del proceso puesto que es necesario despegarla del resto de la carcasa, pero su delgadez y finísimos marcos hacen que el panel se vuelva excesivamente frágil a la hora de aplicar presión y torsión para contrarrestar la fuerza del adhesivo utilizado. Por su parte, determinadas partes internas de la placa base están sujetas con clavijas a presión, lo que dificulta retirarlas sin que sufran daños.

Lejos de los dos puntos anteriores, iFixit hace hincapié en la relativa facilidad para extraer el resto de componentes, ya sean los módulos de la cámara como la batería, que dispone de un sistema de extracción muy cómodo, tal y como se puede ver en las imágenes. Asimismo, como había mencionado con anterioridad, la batería es la única parte de HTC en el Pixel XL, la cual es de 13.28 Wh. Resulta ser más grande que la del iPhone 7 Plus que se queda en 11.1 Wh, pero es más pequeña que el descontinuado Galaxy Note 7 de 13.48 W y el Galaxy S7 edge con 13.86 Wh.

Realmente, el equipo de iFixit se mostrado muy sorprendido por su diseño del interior tan cuidado y de la distribución de los componentes del Google Pixel, que se disponen de una forma muy ordenada, aprovechando de forma óptima el compartimento interior. Aunado otro detalle curioso es la carencia de serigrafías de HTC, el fabricante que, se supone, fue encargado del ensamblaje. Aunque, si solamente la batería fue por parte de HTC, mientras que otras partes fueron de otros fabricantes, como la memoria RAM de Samsung y el procesador de Qualcomm, demuestra claramente el cuidado e interés que ha puesto Google en la fabricación de su smartphone.

Con información de Android Authority

  • htc