Gobierno de Estados Unidos pide información de redes sociales a viajeros extranjeros

Buscan analizar si son una amenaza potencial al revisar contenidos publicados.

El gobierno de Estados Unidos desea conocer tus redes sociales.

Cuando se visita un país extranjero como turista, es normal que haya que proporcionar datos que aseguren el regreso y la solvencia para estar un tiempo determinado, pero como los tiempos han cambiado y ahora hay que revisar la seguridad, sobre todo en Estados Unidos, ahora en las zonas fronterizas será necesario proporcionar los datos de las redes sociales.

A pesar de que por ahora esta medida es opcional y no aplica en vuelos, a los que crucen la frontera, se les pedirá que proporcionen información acerca de qué redes usan junto con el nombre de usuario, para analizar tal vez si se es simpatizante o no de algún grupo radical, si hay ideas que sean contrarias a los intereses de dicho país o simplemente saber que es una persona con estabilidad mental.

La medida es prácticamente obligatoria en las personas que entran sin visa empleando el ESTA (Electronic System for Travel Authorization),  ya que en las publicaciones de Facebook, Twitter y otras redes se puede dar idea entre otros datos, de cuál es el sentir de los individuos. Así se identificará “riesgos potenciales”.

Desde el martes se comenzó a aplicar la solicitud de información acerca de la presencia en línea por medio de un menú en donde se escribe el nombre de todas las cuentas  que se poseen, incluyendo LinkedIn y Google+.

redes sociales

Se desconoce si con base en estas se puede negar la entrada al país, pero es evidente que se buscan lazos terroristas y por ahora, no se niega la entrada a nadie que se salte ese apartado de preguntas.

Grupos de defensa de los derechos humanos y hasta empresas tecnológicas han manifestado su preocupación desde que era una propuesta, alegando que elimina la libertad de expresión y viola el derecho de la privacidad.

Consideran que va a desencadenar que gente del Medio Oriente, sobre todo en grupos marginados y de otros lugares en la misma situación, no llenen dichos datos por miedo y por lo tanto su entrada sea negada. Otro temor es que sean altamente investigados sin seguir medidas transparentes, provocando abusos y poniendo en riesgo la seguridad de la información recolectada y almacenada por dicho gobierno.

Lo preocupante es que debido a los recientes acontecimientos ocurridos en la Unión Europea, el próximo presidente de esa nación está más comprometido que nunca en prohibir la entrada a todo musulmán. De hecho, uno de los miembros de la empresa Palantir, Peter Thiel,  confundada con el Sr. Trump, trabajó en el rastreo de inmigrantes y viajeros extranjeros en el Departamento encargado de la protección de la frontera, por lo que se cree que se encargará de obtener los datos de las redes con ese fin.

Este tipo de medidas, aparentemente inofensivas, comienzan siendo puestas a prueba con un pequeño grupo de personas y de tener éxito, podrían llegar a ser obligatorias para todo tipo de personas que ingresen a ese país.

Con información de Político