Consejos para usar la banca móvil de forma segura

Evita ser víctima de los hackers al usar la banca móvil

Cada día más personas realizan operaciones por medio de la banca móvil. Miles de transacciones tienen lugar en cualquier momento, pues se trata de un sector en constante crecimiento. Los ciberdelincuentes saben muy bien esto y desarrollan modelos de estafa cada vez más sofisticados para engañar a los usuarios y robar información personal y dinero. En la era digital ser cauto es muy importante.

Por ello, es importante que los clientes adopten ciertas medidas de seguridad destinadas a proteger su información personal, de tal manera que se refuercen los protocolos de seguridad establecidos por la entidad financiera. Correos electrónicos falsos, mensajes de texto o llamadas son algunas de las formas de estafa que se emplean hoy en día.

A continuación, presentamos una lista de consejos útiles que nos servirán en el día a día al momento de usar la banca móvil. Tome nota para evitar convertirse en víctima de algún ataque cibernético.

  • Bloquea el teléfono. Si hemos descargado la app de nuestro banco, debemos mantener la aplicación o el móvil bloqueado. De este modo, evitamos que terceras personas puedan acceder a ella.
  • Use bien su clave. La clave digital es un método seguro para confirmar operaciones. El banco nunca nos solicitará la clave por teléfono y menos por correo electrónico. La recomendación es no compartirla con nadie por ningún medio.
  • Información personal. No debemos guardar información confidencial de nuestras cuentas, tarjetas o productos bancarios (contratos, claves, Estados de Cuenta, entre otros) en aplicaciones que no pertenezcan al banco al cual estamos afiliados.
  • Revisa las transacciones. De manera regular, preferentemente diaria, debemos revisar los movimientos de nuestra tarjeta a través de la app. Si no reconocemos alguna operación o consumo, hay que comunicarnos de manera inmediata con el banco.

Si bien es cierto, las tarjetas de crédito cuentan con sistemas de seguridad, ya que las entidades bancarias trabajan constantemente en este aspecto. Pero, si no hemos tenido cuidado al usarla, alguien pudo obtener nuestra clave de acceso o, peor aún, haberla clonado. Nada es imposible, por ello es mejor revisar regularmente nuestras transacciones y asegurarnos de su buen uso.

  • Cuidado con Internet. Si acostumbramos comprar por internet, hay que revisar que la página web en la que nos encontremos sea confiable y segura. Si no tiene el candado de seguridad, desconfíe. Si tiene dudas sobre la fiabilidad, comuníquese con su banco.
  • No confíe en el Play Store. En el mercado de aplicaciones hay muchos elementos maliciosos. Hay que limitarnos a instalar aplicaciones que procedan de fuentes fiables, como la tienda oficial. Cualquier otra app puede robar nuestra información confidencial y perjudicar nuestras cuentas. Por otra parte, también presta atención a los permisos de instalación.
  • Use protección antimalware. Los softwares maliciosos abundan en la red. Tener un programa de protección disminuirá los riesgos. De este modo, estaremos menos expuestos a las amenazas.
  • No abras los spam. Casi el 70 % de los correos electrónicos son spam o basura. Así lo estiman los especialistas, quienes advierten en la necesidad de no abrir ninguno de estos mensajes. Peor aún, no debemos hacer clic en los enlaces. Sin que nos demos cuenta, se descargan programas que inician el robo de información de nuestro dispositivo.

Estas son algunas de las principales recomendaciones para evitar ser víctimas de estafas al usar la banca móvil. Por supuesto, las entidades financieras también tienen responsabilidad en cuanto a brindar la seguridad en sus aplicaciones. Por ejemplo, deben contar con sistemas que midan el riesgo y detecten a tiempo transacciones sospechosas.

Asimismo, tener colaboración de expertos en ciberseguridad. En la actualidad, el sector financiero es el que más invierte en seguridad online, debido a que está más expuesto a los delincuentes, atraídos por el dinero que se mueve diariamente. Debido a que estos hackers emplean diferentes métodos de robo, los bancos también deben actualizar sus métodos de protección para el usuario final.