Samsung volvería a fabricar equipos Windows Phone

Samsung es uno de los fabricantes de smartphones más importantes de los últimos años, pues el año pasado lograron superar a Nokia como la marca de más teléfonos vende en todo el mundo, así también en la venta de smartphones Android son los indiscutibles lideres al dominar con una importante cuota de mercado. En tanto, con Windows Phone la aparición del gigante surcoreano ha sido más discreta y casi ha pasado por desapercibida debido a que sus últimos equipos, el Ativ S y Ativ SE, no se vendieron en todo el mundo, sino únicamente en Estados Unidos con muy bajas ventas debido a su poca publicidad a comparación de los terminales Android.

Samsung Ativ Windows Phone

Este panorama podría cambiar, pues Samsung estaría interesada de nueva cuenta en el desarrollo y lanzamiento de nuevos teléfonos impulsados por Windows , aprovechando la ventaja que ha ofrecido Microsoft al regalar las licencias para aquellos dispositivos con tamaño de pantalla menor a 9 pulgadas.

“Samsung inició un programa piloto sobre la estabilidad del software Windows 8.1 en dispositivos. Está interesada en promover teléfonos Windows”, declaró un  ejecutivo de Samsung al Korea Times, quien publicó la información.

Estas son importantes noticias para Microsoft, dado que el apoyo de Samsung sería fundamental para el crecimiento de la plataforma. Sin embargo, la surcoreana tendría una condición para impulsar este nuevo programa de equipos Windows, la cual consiste en eliminar el pago de regalías por concepto de infracción de patentes, pues Samsung debe pagarle una módica cantidad a Microsoft por cada equipo Android que venda, la cual según estimaciones resulta en 900 millones de dolares al año.

Según la fuente, si ambas compañías lograr solucionar sus problemas legales, el fabricante podría iniciar la producción de dispositivos Windows Phone antes del tercer cuarto del presente año, es decir, durante la primer mitad de año iniciaría la fabricación y la puesta en venta podría comenzar después de junio.

Fuente: The Korea Times