El dilema de la actualización en el Apple Watch Edition

No cabe duda de que de las tres versiones que el reloj de Apple va a tener, la más vistosa y cara es la que más atención va a recibir y será objeto de deseo de varios usuarios. Existe gran expectativa con el lanzamiento de este modelo debido a que se desconoce el precio del Apple Watch Edition. Será en el mes de abril cuando se den a conocer las interrogantes respecto a sus funciones, materiales, fecha de venta y forma de uso. Se ha rumorado que va a costar $10, 000 USD en su versión de oro.  La gran preocupación, sobre todo para los que desean invertir en dicha versión (el oro como sea puede usarse de ora forma) es si valdrá la pena comprarlo si a los dos años puede que quede obsoleto.

apple-watch-edition-5597

Apple Watch Edition, se desconoce la estrategia de venta que Apple implementará con este reloj.

Desgraciadamente, todos los equipos tiene fecha de vencimiento, pero con Apple, nunca se sabe el tiempo en que los equipos podrán actualizarse o quedarán descontinuados.

Por supuesto, habrá personas que no gastarían ni mil dólares por un reloj, pero hay otros que pagan más de $50, 000USD. Para ellos, si este reloj costará $10, 000 USD no les será ningún problema. Para el resto de los usuarios, sería difícil pasarlo como una joya familiar o poder reemplazarlo por otra. Como regalo sería una opción muy especial pero con posibilidades difíciles de reventa.

Es probable, como muchas veces la marca lo ha dicho, que este producto no sea para cualquier usuario, por lo que no se espera que tampoco tenga muchos pedidos. Sería para un número limitado de usuarios, a quienes no les importaría comprar otro modelo por el mismo precio o aún más, dependiendo de las opciones de personalización y funciones que incluya el siguiente modelo. Tampoco se puede descartar que Apple lo pueda pedir como reemplazo para reciclar el equipo en la compra de un nuevo modelo.

Cuando se compra un reloj “normal”, es muchas veces más que un accesorio de moda, un complemento aunque bien puede ser una joya de larga duración y que pudiera sacar de algún apuro en un momento dado, por lo que no se piensa en un reemplazo, excepto que salga malo o si acaso, cambiarle la correa o la batería.

Cuando se trata de un reloj inteligente, las cosas cambiarían. Es deseable que el cambio no sea tan marcado de un modelo a otro, pero si en versiones de software, apps y algo de hardware, además del sistema operativo que debería poder actualizarse en un tiempo considerable, antes de que Apple lo deje inservible de forma parcial, porque se esperaría que al menos en la parte como reloj siguiera funcionando, siempre que se pueda recargar la batería aún si no se pudiera sincronizar o actualizar.

Por ahora se desconoce cómo Apple va a manejar el público objetivo de ese modelo pero es de esperar que busquen a un nicho exclusivo, en donde tal vez le sirva para mantener a un tipo de clientes fijos al renovar ese modelo, siendo su primera gran línea de accesorios de lujo, tal como lo hacen otras marcas.

Apple tiene el control total de este producto, por lo que en caso de reparaciones, sería el lugar a donde se mandaría en vez  de una tienda de terceros en donde perdería su garantía. Podría ser que se implemente al modo de Project Ara, el reemplazo de algunas piezas que permitieran mantener vigente por un período de tiempo al dispositivo, para facilitar a los usuarios tener un modelo actual sin tener que desembolsar otros $10 000, por un elemento como lo podría ser el chip u otra pieza (en caso de que pueda hacerse, lo cual no es factible  al agregar nuevos sensores o pantallas), a un menor precio aunque tal vez esta opción no sería negocio para Apple.

Los modelos deportivos y el “normal” por su precio, serán más fáciles de reemplazar por el modelo más reciente o de actualizar. Pero en el caso de la edición de lujo, Apple tendrá que pensar cómo va a mantener satisfechos a sus usuarios para que no sientan que tiraron su dinero.

Lo cierto es que con el lanzamiento de sus relojes, Apple podría lanzar otro esquema comercial diferente al como está vendiendo el resto de sus productos, ya que los relojes, sobre todo los de lujo, no podrían tratarte como el resto de los equipos, pero a la vez, podría manejarlo tal como lo hace con todos. Una interrogante que en dos meses se podríá resolver, pero deberá buscar la forma de dar la mejor experiencia a sus usuarios ya que eso es lo que pretende al menos que sólo sea lanzada en la primera versión y en las siguientes sólo lance las versiones deportiva y la “normal” para que sea negocio.

Fuente: iMore

 

  • watch Molina