Apple niega ayuda al FBI para acceder a iPhone 5c de terrorista

Se confirma que ese fue el smartphone usado en los ataques en San Bernardino.

apple iphone 5c

Apple espera no ser obligado por el gobierno de USA para crear un “backdoor” para iOS.

Hace unos días se dio a conocer que el director del FBI dijo que no han logrado tener acceso a los contenidos del smartphone involucrado en los ataques realizados en San Bernardino, sin mencionar el dispositivo usado. Ahora, Tim Cook confirma que se trató de un iPhone 5c, ya que publicó una carta abierta donde da a conocer los motivos por los cuales se niega a obedecer la solicitud  que le realizó un  juez.

La magistrada Sheru Pym, de la corte de California Central, ordenó a Apple conceder acceso al FBI al software para evitar que se destruya la información del iPhone 5c con iOS 9 que se usó para el intercambio de mensajes  hechos entre los terroristas, ya que después de 10 intentos con la contraseña incorrecta se borran los datos o la llave para descifrar la información.

Tim Cook respondió por medio de una extensa carta que aunque el gobierno de su país le haya solicitado que realice una medida que pone en riesgo la seguridad de sus clientes al dar acceso a los datos contenidos, se oponen a la misma (y por la autoridad que le da ser el CEO de la misma, no la va a obedecer).

tim-cook1

El directivo alegó que smartphones como el iPhone resguardan informacional personal como fotos, música, notas, calendarios, contactos, finanzas, de salud, localización entre otras, la cual debe protegerse de hackers y criminales, por lo que los usuarios esperan que la misma sea protegida por la marca y ellos están comprometidos con mantener su inviolabilidad. Es por eso que no pueden permitir que se comprometa la seguridad y eso es lo que hacen los mecanismos de cifrado, evitando el acceso incluso a ellos.

Apple ha cooperado con el FBI cuando se le solicitó, incluso los ingenieros han prestado ayuda y se ha hecho todo lo posible en la parte técnica y legal, pero la solicitud de proporcionar datos a los que no tienen acceso, creando un “backdoor” para el iPhone va en contra de sus políticas.

La solicitud en concreto fue crear una nueva versión del sistema operativo que haga de lado importantes aspectos de seguridad, para permitir la recuperación de datos para la investigación que están realizando. En las manos equivocadas, el software podría permitir el acceso a cualquiera que lo tenga, es por eso que no existe este tipo de programa, sobre todo, porque no hay la certeza de que sea usado solo para dicho caso.

Debido a que crear una herramienta de ese tipo, una vez que sea conocida, se pueden hacer otras similares para vulnerar el equipo y eso es lo que no desean. Es inconcebible que se pida a Apple poner en riesgo la seguridad de los usuarios a ataques desde sus dispositivos, sobre todo en una época donde parece que los sistemas de cifrado son débiles, por lo que marca un mal precedente para el gobierno de dicho país, violando lo estipulado por las leyes del mismo, sobre todo del acta de 1789. Es por esto que aunque respetan al FBI, no van a ceder a sus demandas. No importa que las intenciones del gobierno sean buenas, no van a construir un acceso que vulnere la seguridad de sus equipos.

Con información de Apple y Wired