Amazon Echo,  testigo en un caso de asesinato

Abre debate el hecho de tener siempre encendidos los micrófonos

amazon-echo

Echo ayudaría a resolver un crimen.

Los dispositivos siempre conectados a Internet siempre están listos para ser usados, motivo por el cual tienen siempre encendidos los micrófonos para estar atentos a las órdenes que se les de. Ese es el caso del Amazon Echo.

Resulta ser que el dueño de uno de estos equipos estaba siendo usado cuando ese fue asesinado en su casa, lo que lo convierte en el testigo ideal, gracias a que los micrófonos están activos y como no es el único dispositivo inteligente que estaba presente, pero si el usado, las autoridades policiacas han pedido a Amazon que les de acceso al mismo para resolver el caso.

La idea es que obtener información que ayude aclarar quién fue el asesino de los presentes, aunque ya se tiene una idea del sospechoso, de nombre James Andrew Bates, quien fue acusado de asesinato en primer grado en noviembre de 2015, después de encontrar a la víctima, Victor Collins, estrangulado.

El Sr Bates dijo que lo invitó junto con otros dos amigos, Owen McDonald y Sean Henry, a ver un partido de fútbol y dijo que se acostó a la una de la mañana dejando solos a la víctima junto con McDonald. Al despertar vio a la víctima flotando en el agua.

Esa versión fue contradicha por McDonalds, quien dejó a Bates y Collins cerca de las 12:30 horas lo cual fue confirmado por la esposa de este. Los registros telefónicos indican que Bates mandó mensajes a una mujer además de llamar a su padre entre otros amigos y a un restaurante, aunque indicó que fueron llamadas accidentales.

En la casa se encuentran además un termostato Nest y una alarma Honeywell aunque el Echo es el artículo de interés, ya que controla la música, la cual se transmitió inalámbricamente desde Alexa.

No se sabe la cantidad de datos que se pueden extraer y qué tan útiles pueden ser. Se sabe que Alexa siempre está escuchando por medio de siete micrófonos, esperando a que se diga la palabra que la activa, como la música que se desea escuchar. Todo el audio se almacena en la nube incluyendo un segundo antes de que se dé el comando.

Amazon no ha querido proporcionar la información, indicando que hasta no recibir una petición legal, no ofrecerá datos de su cliente. De todas formas el dispositivo se ha llevado, como evidencia. Se cree que Bates llenó la bañera entre la una y las tres de la mañana.

El debate ha comenzado debido a que estos dispositivos pueden ser usados en contra nuestra de forma legal. Al ser el primer caso en donde se involucra un accesorio iOT seguramente será la base para otros.

Con información de Tech Crunch

  • echo es testigo de un crimen