Procesadores móviles: el equilibrio entre cantidad de núcleos y calidad

Es amplio del debate sobre los procesadores móviles, sobre si los sistemas operativos móviles actuales aprovechan o no los núcleos, los métodos de ahorro de batería que difieren entre fabricantes como Samsung con sus Exynos, Qualcomm con sus Snapdragon o Nvidia con susTegra, o si más núcleos representan mayor potencia. Lo cierto es que, de uno u otro modo sobre el último punto suelen recaer la mayor parte de las críticas ¿De verdad más núcleos significa mayor potencia? Muchos estarán de acuerdo en que no es así, y la propia Qualcomm defiende este argumento con explicaciones que refieren a la cantidad y la calidad de los núcleos.

image001

Desde hace meses Samsung tiene en el mercado un procesador de ocho núcleos el Exynos 5 Octa, que recientemente se ha actualizado al Exynos 5 Octa 5420 con mejor rendimiento, pero en la batalla de los núcleos no es el único y hasta MediaTek se ha unido al presentar su primer procesador de ocho núcleos activos.

Qualcomm como tal, no cuenta con algún procesador de ocho núcleos en el mercado. Por el contrario, al compañía ha competido contra Samsung, Nvidia y otros con procesadores Quad-Core, el año pasado con los Snapdragon S4 Pro y más recientemente con el Snapdragon 800, una de las muestras de potencia más convincentes que se equipara en rendimiento al Exynos 5 Octa 5420 de Samsung, de acuerdo a pruebas de Benchmark.

Aquí entra en juego un equilibrio entre cantidad y calidad de núcleos, pues de acuerdo a Qualcomm es como una analogía con una reunión, en la que de nada sirven muchos cerebros pequeños, pues hacen todo más complicado, y es preferible tener no tantas mentes, pero sí más potentes para no tener que trabajar horas sin sentido.

Así, la filosofía de Qualcomm se refiere a crear los núcleos más potentes sobre la tierra y después determinar el número ideal para crear la mejor velocidad, en vez de simplemente colocar muchos chips en los núcleos. Aquí, mucho tiene que ver el diseño y arquitectura, resumidos en la calidad de cada núcleo, para mejorar el rendimiento.

Para efectos de comparación, vemos una gráfica de comparación en pruebas de Benchmark de un procesador Qualcomm Snapdragon S4 del año pasado contra el más reciente Snapdragon 800. Ambos procesadores cuentan con cuatro núcleos, pero el más reciente tiene un rendimiento un 170% mejor que el primero gracias a su rediseño.

image003

Es lógico que Qualcomm aquí levemente apunta hacia una crítica por el afán de otros fabricantes de introducir más núcleos en los procesadores móviles. Pero, por un lado, algo de crédito tienen otros fabricantes al innovar en técnicas para el ahorro de batería y otras cuestiones de rendimiento con configuraciones de 8 núcleos. Por otro lado, Qualcomm tiene un gran punto a favor al demostrar que sus procesadores de cuatro núcleos tienen rendimientos similares, sino es que superiores a otros de ocho núcleos.

Claramente aquí depende de cuál sea el rendimiento que se busca en un equipo, según el desempeño que querramos lograr es mejor o no uno u otro tipo de procesadores. Sin embargo, hay que recordar que los núcleos en un procesador hacen solo una parte del trabajo y aquí Qualcomm tiene otra ventaja:la oferta de chips integrados.

Los CPU’s solo componen de un 15 a un 20% de los chips móviles Qualcomm Snapdragon. El resto está compuesto por otros elementos vitales, como GPUs potentes y eficientes, DSPs, módems LTE y más. El todo integrado para funcionar de fábrica hace de sus chips una opción atractiva para los fabricantes.

Debido a que estos componentes están integrados en una sola pieza de silicón, trabajan en conjunto de forma transparente para brindar un desempeño óptimo. Esto habilita funciones increíbles como sensores de cámara con cero tiempo de espera, captura y reproducción de video Ultra HD, sonido envolvente 7.1, y navegación web de alta velocidad LTE Advanced de hasta 150 Mbps.

Samsung se ha ganado un buen reconocimiento, sin embargo, por su ahorro de batería, así como Nvidia lo ha hecho con los gráficos. Sin duda, la batalla de los procesadores va más allá del simple poder que desempeñan los núcleos y es importante tener en cuenta cuestiones como el diseño y la integración con el resto de los componentes en nuestros smartphones.