Un smartphone podría durar hasta 12 años sin la obsolescencia programada

Apple y Samsung lideran la obsolencia programada

Quizás este resulte ser uno de los temas más destacados, pues todos los smartphones tienen una vida útil de solamente 2 años por tema de actualizaciones y soporte de seguridad, mientras muchos otros productos como los focos pueden durar hasta 42,000 horas y lavadoras que funcionan por más de una década, pero muchas veces los fabricantes realizan ajustes para que los usuarios deban comprar un nuevo producto.

Esto se denomina como “Obsolencia programada”, una característica que está afectando gravemente a la industria de smartphones, tablets y computadoras en general. Esta característica provoca que los productos comiencen a dar problemas apenas un par de años después de comprarlos.

 

“Absolutamente todos los fabricantes de móviles la practican en estos momentos. Cuando el móvil se ralentiza o ciertas apps no funcionan, el usuario ya empieza a pensar que es normal”, asegura Benito Muros, presidente de la Fundación Energía e Innovación Sostenible sin Obsolescencia Programada (Feniss).

En el caso de los smartphones, la vida útil de un smartphone es de dos años, pero justo unos meses después comienza a dar problemas y su reparación puede llegar a costar hasta un 40% del precio de un nuevo smartphone, por lo cual muchos prefieren renovar su equipo.

Según Benito Muros, “Si no existiera la obsolescencia programada, un teléfono móvil tendría una vida útil de 12 a 15 años”, pues el mayor problema en los smartphones es la batería que normalmente pierde su capacidad en muy poco tiempo.

La Autoridad Garante de la Competencia y del Mercado de Italia (AGCM) impuso hace dos semanas una multa de cinco millones de euros Samsung y otra de 10 millones Apple por obligar a sus clientes a realizar actualizaciones de software que ralentizaban los teléfonos móviles.

Ambas compañías han sido acusadas por la autoridad de llevar a cabo “prácticas comerciales injustas” que causaron “graves disfunciones en sus gadgets, las cuales redujeron significativamente su funcionamiento, acelerando así su sustitución por productos más recientes”.

Así que ya lo sabes, tu smartphone podría durar hasta 12 años sin problema si no lo actualizas, aunque dejas expuesta la seguridad de su contenido ante los ciberdelincuentes.

Con información de El País