Las mujeres están menos interesadas en la informática

San Francisco, California.— El desembarco masivo de mujeres en las facultades de Informática de EE.UU. en los ochenta hacía prever que el sector tecnológico acabaría siendo mayoritariamente femenino, pero de manera inexplicable, casi tres décadas después, no es así.

En los ochenta, la matriculación de mujeres en las facultades de Informática estadounidenses crecía cada año en porcentajes de dos dígitos.

Ahora, la presencia femenina en estas aulas y en los equipos directivos de las empresas tecnológicas está a la baja, sin que los expertos sepan qué ha hecho invertir la tendencia.

En el curso 2001-2002 un 28 por ciento de los graduados de primer ciclo de Informática en EE.UU. fueron mujeres, pero la proporción se redujo al 22 por ciento en el curso 2004-2005, según datos de la Fundación Nacional de Ciencia.

Por otra parte, el Centro Nacional para Mujeres e Información Tecnológica ha alertado de que el número de estudiantes que eligieron Informática como disciplina principal en sus estudios ha bajado un 70 por ciento desde el comienzo de la década.

Sin embargo, las mujeres han logrado igualar en número a los hombres en las demás disciplinas técnicas y en el curso 2004-2005 obtuvieron ya el 51 por ciento de los títulos de primer ciclo de las carreras de ciencias e ingenierías, frente al 39 por ciento de veinte años antes.

En universidades como la de Stanford, en California, sólo seis mujeres consiguieron un título en Informática —tras cuatro años de estudio— el pasado curso, frente a 14 de hace dos años.

Justine Cassell, directora del Centro de Tecnología y Comportamiento Social de la Universidad del Noroeste, en Chicago, opina que esta tendencia es “un misterio”, pues las mujeres están hoy mucho más en contacto con las computadoras en su vida diaria que hace 20 años.

“Si navegas en sitios como Facebook, verás que está lleno de chicas. Las jóvenes también están jugando mucho más que hace dos décadas a videojuegos como 'Los Sims'”, añadió.

“Sin embargo, no parece que ello se esté traduciendo en un mayor número de mujeres en la carrera de Informática”.

Para ella, gran parte del problema “está en la persistencia de estereotipos entre padres y profesores sobre lo que una chica debería estudiar” y sobre lo que significa “ser un buen profesional de informática”.— EFE.