¿Podrá el Ubuntu Edge recaudar 32 millones de dólares?

El 22 de julio dio inicio la campaña por la recolección de 32 millones de dólares a través de Indiegogo para el financiamiento del Ubuntu Edge, un smartphone que iría más allá de los actuales para abrir una nueva categoría de “superphones”, como su creador y CEO de Canonical, Mark Shuttleworth, dijo la semana pasada. Sin embargo, aunque en un principio se recaudaron fondos de manera acelerada para su financiamiento, días después parece que en realidad esos 32 millones de dólares están más lejos de lo que parecen. Un análisis de la evolución de los aportes en los últimos días nos ayudan a entender las perspectivas para estas aseveraciones.

image001

En un principio la campaña de financiamiento del Ubuntu Edge se veía prometedora, pero con el paso del tiempo de ha ido a un estancamiento cada vez más notorio. ¿A qué se debe el estancamiento? Parte de ello se explica por las buenas promociones que se presentaban al principio de la campaña, donde se podía conseguir un Ubuntu Phone (De concretarse el financiamiento) por $600 dólares. Pero esta y las subsecuentes promociones se han agotado, y actualmente el precio se ubica en alrededor de $700 y $750 dólares.

Aunque estos precios son todos inferiores a los $830 dólares que supondría el costo final del equipo, es de reconocerse que pagar incluso $600 dólares por un producto que será intangible hasta dentro de varios meses no es muy atractivo.

La campaña de financiamiento

Junto con las relativamente buenas ofertas al principio de la campaña, el Ubuntu Phone fue impulsado también por las excelentes prestaciones que supone. Android y Ubuntu en arranque dual acompañarían a excelentes prestaciones de hardware, incluyendo una pantalla con cristal de zafiro de 4.5 pulgadas y 4 GB de RAM.

image003

Precisamente para esto han surgido páginas de internet que miden qué tanto se está logrando recaudar para la campaña, comparado con una métrica de lo que en teoría se debería recaudar para que se obtenga el total necesario para el financiamiento. Ubuntu-Edge.info es una de las más citadas y podemos ver como, después de los primeros días, ahora la situación parece nada favorable.

image005

Si el proyecto fuera a lograrse, con una tendencia lineal, al día de hoy (8.5 de la campaña) deberían haberse recaudado ya unos 9.4 millones de dólares, pero en su lugar apenas están en poco menos de los 7.5 millones, una cifra nada alentadora.

¿Cuál es el problema del Ubuntu Edge?

En principio podemos decir que uno de sus principales problemas es apuntar a un segmento de mercado reducido. Si nos remontamos a sus especificaciones, éstas estarían muy por encima de lo que ahora conocemos en smartphones; solo 4 GB de RAM y 128 GB de memoria interna ya representarían un gran hito en la historia de los móviles, pero ¿Quién pagará por ello?

Seguramente geeks y amantes de Ubuntu, quizá la variante más popular de Linux, así como quienes conocen bien las capacidades de este software, podrían decidirse a financiar el proyecto con mayor facilidad. Para el resto del mundo Ubuntu no es tan conocido, y probablemente no quieran pagar de $700 a $830 dólares por un equipo del que solo sabrán utilizar Android.

El problema es que, por más potente que sea el equipo, si las personas no saben usarlo o desconocen su potencia, poco se puede hacer para convencerlos de la nada de que es lo suficientemente bueno a tal grado que vale la pena pagar tal monto por el equipo.

Aún no todo está perdido para el Ubuntu Edge

Antes que nada hay que considerar dos aspectos primordiales que hacen que no muera la esperanza de este proyecto. El primero de ellos es el hecho de que la mayoría de las campañas de crowdfundingsiguen mas o menos la misma tendencia, en la que al principio se tiene un gran número de aportes, luego sigue una etapa de estabilización (y la que menos aportes tiene) y por último vuelve a tener una etapa final con grandes aportes.

La primera etapa es grandemente impulsada por la euforia del nuevo proyecto, el apoyo inicial de la prensa y otros medios, así como las famosas promociones para los primeros inversionistas del proyecto. En la segunda etapa ya es cuestión más de mantenimiento, y el creador debe hacer un gran trabajo para mantener vigente el interés por su producto. La tercera y última etapa de nuevo ve un crecimiento y es importante para ver si al final se logra o no la meta.

image007

Lo importante aquí es que el proyecto del Ubuntu Edge se encontraría en la etapa dos, por lo que aún queda la etapa final para ver si se logra la meta.

La segunda cuestión que podría salvar al proyecto, es la duración establecida. De acuerdo a un estudioreportado por Kickstarter (similar a Indiegogo), los proyectos con duración de 30 días suelen tener el mayor porcentaje de “metas cumplidas” en lo que a lograr el financiamiento se refiere.

image009

Perspectivas que podrían ayudar a la culminación del Ubuntu Edge

Uno de los puntos que Canonical tiene que atacar para sacara flote su proyecto, es el de los precios. Al inicio podía decirse que la oferta del Ubuntu Edge era atractiva, pero a estas alturas ha dejado de serlo, por lo que la compañía tiene que atacar por ahí primero.

En una sesión de preguntas con Mark Shuttleworth, los asistentes hicieron algunas sugerencias para mejorar. Entre ellas podemos mencionar la posibilidad de agregar un extra al paquete, como playeras, o ediciones especiales de Ubuntu 14.04 que e supone saldría previo a la presentación del teórico Ubuntu Edge; otra propuesta es tiempo gratuito de Ubuntu One para los inversores completos o parciales de la camapaña de financiamiento.

Otro punto a considerar es que Canonical debería aprovechar la base de usuarios fans que tieneUbuntu y potenciar su capacidad a través de incentivos que mejoren esta campaña, así como dar a conocer más las funciones y posibilidades de Ubuntu en móviles, pues muchos usuarios desconocen simplemente el sistema operativo incluso en el escritorio.

Sea cual sea el caso, Canonical tiene que hacer algo ya para que su campaña no sea  en vano. Algunos sugieren que, de concretarse esta primera campaña, Canonical debería ir por los smartphones a precios un poco más accesibles, pero también hay que tener en cuenta que en ese segmento la competencia ya es dura con Android y Windows Phone librando una gran batalla allá abajo.