Google y Verizon explican su visión de la neutralidad de la red

 

¿Qué impide que tu operador bloquee las páginas de la competencia y promocione las suyas? ¿O que te venda el acceso a los contenidos de internet por paquetes de pago dependiendo de la clase de navegación que realices? Ahora mismo la red de redes es casi un espacio sin barreras en el que usuarios y proveedores de contenidos se mueven virtualmente sin control, pero la presión para organizar internet es creciente, y desde todos los ámbitos: hay grupos que desean delinear una serie de reglas con las que definir el juego en pos de la libertad de los consumidores (véase el caso de Chile, que ya ha garantizado la neutralidad de la red para sus ciudadanos), mientras que otros, principalmente las grandes empresas, querrían crear sus propias versiones, y muy especialmente en Estados Unidos, donde el vacío legal impide que la Comisión Federal de Comunicaciones pueda poner sus normas.

Google y la operadora Verizon han presentado hoy el borrador de su proyecto de Neutralidad de Red, y así como en un principio solo tiene interés directo para los usuarios estadounidenses, sirve para hacernos una idea de cuál es la visión de internet según Google. El documento es bastante farragoso, pero tras el salto te resumimos los puntos más importantes.

-Protección del consumidor: Verizon y Google quieren prohibir que los operadores de líneas terrestres puedan bloquear el tráfico legal de sus usuarios. Del mismo modo, también se desea garantizar el libre acceso a cualquier clase de contenido legal y dispositivos que no dañen la red o a otros usuarios.

-No discriminación: Los proveedores de acceso tienen prohibido discriminar el tráfico o los contenidos de forma que se cause un perjuicio a la competencia o a los usuarios. En teoría cualquier clase de promoción en los contenidos entraría en conflicto con esta regla, pero los ISPs podrían negociar algunas excepciones.

-Transparencia: Esta es muy importante para los usuarios, dado que las operadoras y los proveedores de servicios tendrían que explicar de forma explícita y sencilla a sus clientes las posibilidades de sus redes, incluyendo sus planes y cómo las controlan. De esta forma, si Verizon quisiera bloquear el tráfico de BitTorrent en sus redes 3G, debería ponerlo muy claramente en su documentación, de forma que los clientes sepan en todo momento lo que pueden y lo que no pueden hacer.

-Control de redes: Operadoras y proveedores de servicios pueden realizar operaciones “técnicamente sensatas” que permitan reducir la congestión, mejorar la seguridad, etcétera, pensando en ofrecer el mejor servicio posible a sus clientes. El detalle interesante es que esto ha de realizarse de forma abierta, así que si un operador decidiera bloquear puertos “para mejorar el servicio”, la gente debería saberlo.

-Servicios adicionales: Si por ejemplo Verizon quisiera ofrecer contenidos online 3D en alta definición, podría hacerlo a través de una red distinta. Esto no quiere decir que este supuesto canal de televisión online sea totalmente independiente de internet, pero las operadoras y proveedores de servicios podrán crear “paquetes” siempre y cuando “sean distinguibles en alcance y propósito” del acceso a internet convencional. Las autoridades estadounidenses vigilarían que las empresas no trataran de evadir el acuerdo de neutralidad en red estrangulando por ejemplo las conexiones normales en beneficio de este tipo de redes separadas.

-Banda ancha inalámbrica: La neutralidad de red no existe en las redes inalámbricas. Punto. Verizon y Google expresan que las normas expuestas en este borrador no son aplicables dadas las “características técnicas y operativas únicas de las redes inalámbricas”. Y tal vez será cierto, pero así como hoy en día los cables Ethernet y las líneas terrestres dominan el acceso a internet, las conexiones de banda ancha siguen evolucionando, y llegará el día que volveremos una vez más a repetir este ciclo de regulación…

-Aplicación caso por caso:
Recientemente una sentencia de EEUU determinó que la Comisión Federal de Comunicaciones de Estados Unidos no estaba facultada por ley para asegurar la neutralidad de red; el borrador de Google y Verizon explica que la FCC puede actuar para asegurar la protección del consumidor y la cláusula de no discriminación, pero no puede llegar más allá, y cualquier conflicto será resuelto mediante “procesos de resolución de disputas no gubernamentales”. Si la FCC tuviera que imponer sanciones, el máximo serían dos millones de dólares; el cambio del café matutino para las grandes operadoras.

-Autoridad reguladora: El borrador devuelve a la FCC la posibilidad de regular el acceso por banda ancha, pero no los contenidos.

-Acceso por banda ancha en EEUU: En todos los contratos telefónicos de Estados Unidos existe lo que se denomina “Cuota de Servicio Universal”. El borrador especifica que este dinero deberá ser utilizado para construir redes de banda ancha además de líneas telefónicas, garantizando así en cierta medida las infraestructuras.


Naturalmente, todo esto que te hemos contado es un borrador como decimos preparado entre Verizon y Google para su valoración en Estados Unidos por el resto de las grandes compañías de telecomunicaciones, que deberán decir si apoyan o no esta propuesta. Esto es así porque como decíamos, la Comisión Federal de Comunicaciones de Estados Unidos no tiene autoridad para definir la neutralidad de red, de forma que serán las propias compañías las que creen el marco que consideren oportuno. Es interesante en cualquier caso saber hasta dónde está dispuesta a llegar Google en esta batalla.


 Extraido de: Engadget.