¿Que son los bancos virtuales?

Comisiones 0, 0 filas y reemplazos sin costo son tan solo algunas de las ventajas de este tipo de banca.

Si hay una actividad cotidiana que muchos de nosotros detestamos, seguramente está el Ir al banco en la lista, lo cual es una actividad que por lo general requiere mucho tiempo y frustraciones en nuestro dia a dia, con un plus añadido si realizamos esta actividad en días de quincena, lo cual puede convertirse en una nada agradable experiencia.

Es por esto (entre otras razones) que poco a poco se han ido abriendo mercado los Bancos Virtuales en México, y donde todos tienen en común el ofrecer retirar esas tardadas y frustrantes experiencias de ir al banco, a cambio de atención personalizada, con mejores horarios y desde donde nos encontremos solo con acceder a nuestro movil.

Bancos Virtuales ¿Qué son?

Básicamente son aplicaciones que nos permite hacer todas (o la mayoría) de aquellas operaciones que antes teníamos que hacer físicamente, tales como realizar depósitos, solicitar una tarjeta o reposición de la misma, levantar aclaraciones etc desde una app diseñada específicamente para esta causa.

Todas las instituciones que ofrecen estas opciones deben de estar avaladas por la CONDUSEF, es decir que todos nuestros ahorros están 100% protegidos, por lo que podremos estar tranquilos de que no pondremos en riesgo nuestro dinero.

De igual manera, hay ya soluciones que están respaldadas por los bancos tradicionales como las que ofrece Santander, Bancomer o Banamex entre otros.

¿Qué opciones existen en México?

Cada vez existen más opciones, pero algunas de las más populares son ALBO, Fondeadora (proximamente), Hey Banco y Flink, ademas de soluciones financieras online como Mercadopago de Mercadolibre y Amazon Recargable de Amazon.

¿Qué necesito para ser usuario de este tipo de productos?

Para poder utilizar alguna cuenta con estas instituciones, los requisitos son muy sencillos y en su mayoría, son los mismos, entre los cuales encontramos:

  •   Ser mayor de edad
  •   Contar con un smartphone iOS o Android (todos los movimientos se realizarán desde la app) con acceso a internet y cámara
  •   Una identificación oficial y CURP

Estos son los requisitos generales que este tipo de bancos solicita, aunque algunas opciones pueden variar dependiendo de la solución.

¿Cuánto cuesta?

Esta es la mejor parte de este tipo de banca, ya que las comisiones suelen ser muy bajas (o inexistentes) algunas opciones como Albo ofrecen transferencias SPEI sin costo, Amazon Recargable ofrece descuentos exclusivos y Fondeadora ofrece 0% de comisiones.

Algunas otras opciones (sobre todo las respaldadas por bancos tradicionales) si pueden tener un costo por emitir la tarjeta (Mercado Pago) o mantener un saldo bajo entre otros.

¿Qué beneficios obtengo por este tipo de soluciones?

Aparte de ahorrar tiempo al no tener que ir a una sucursal, los beneficios son grandes, ya que varias de estas apps incluyen un organizador de gastos, lo que nos permite saber dónde y en qué estamos gastando nuestro dinero, además si llegasemos a extraviar nuestra tarjeta, muchas instituciones ofrecen el reemplazo gratuito a prácticamente cualquier parte.

Esto además de promociones exclusivas al ser tarjetahabientes de alguna institución.

¿Qué desventajas tiene?

Existen algunas diferencias en la que podemos preferir la banca tradicional, ya que por lo general, este tipo de tarjetas no permite mantener saldos grandes o depósitos grandes, emitir cheques o tarjetas adicionales, ya que para este tipo de usuarios tendríamos que recurrir a los bancos que conocemos de toda la vida.

¿Cómo empiezo?

Si contamos con los requisitos arriba mencionados, en la mayoría de los casos solo es necesario descargar la app en nuestro equipo, llenar los datos, subir nuestra identificacion y listo, en unos días tendremos nuestra tarjeta que funciona como cualquier otra tarjeta de débito. (Algunas instituciones pueden requerir que hagas un depósito inicial para enviar la tarjeta)

¿Cómo deposito en mi cuenta?

En todas las tarjetas podemos recargar haciendo una transferencia desde cualquier banco (SPEI) o específicamente en las opciones que nos da cada institución (farmacias, tiendas de conveniencia, etc)