Facebook y Mark Zuckerberg investigados por filtración de datos

50 millones de usuarios afectados por consulta ilegal hecha por Cambridge Analytica Data

Una vez más Facebook vuelve a estar en el ojo del huracán, gracias a que hace unos días se dio a conocer que la empresa Cambridge Analytical Data obtuvo información ilegal de 50 millones de usuarios, demostrando la fragilidad en cuanto el tema de cuidar la privacidad de los miembros de esta red social.

Hace poco, en Europa, así como en otros países, se acusó a WhatsApp de compartir datos con Facebook, pero ahora es peor, ya que de no se detectó el uso de los datos de estas personas por parte de Cambridge Analytica, usada con fines electorales para influenciar a los votantes en ese país, al consultar sus perfiles. Lo peor es que no es primera vez que ocurre, ya en 2014 había obtenido estos datos aunque juraron que la borraron en 2015.

Lo peor no solo es el acceso a la misma, sino que se vendió con fines de hacer publicidad electoral, para usar material dañino de sus oponentes y promocionarlo a favor del actual presidente, sin que parezca de esa forma, solo como noticias filtradas, un punto que había defendido el CEO de Facebook, indicando que el 99% de las noticias eran ciertas y que ninguna buscaba favorecer a algún candidato, aunque este caso mostró todo lo contrario.

Ante este escándalo, se ha citado a Zuckerberg quien se ha mantenido silencioso al respecto, así como que se está buscando revisar las oficinas de Cambridge Analytica en Reino Unido y claro,  Estados Unidos, para asegurarse que ya no tengan los datos o que no los estén usando, así como ver qué información poseen.

Por si fuera poco, la Comisión Federal de Comercio de Estados Unidos evalúa si Facebook violó el decreto 2011 que indica que la empresa debe asegurarse de dar a los consumidores un aviso claro y prominente, así como obtener su consentimiento antes de que su información sea compartida, cuando sobrepasen los límites de los ajustes de privacidad establecidos. Desde 2011 se le acusó de no hacer nada por proteger a los usuarios y siete años más tarde, parece que no ha cambiado mucho.

Con información de Channel 4 y the guardian