Facebook modifica ajustes de privacidad en grupos

Agrega herramientas de seguridad para los administradores y renombra los grupos cerrados y secretos

Administrar un grupo en redes sociales no es fácil, más si se trata de Facebook. Para facilitar la seguridad y privacidad de los miembros, la red social decidió actualizar los ajustes de privacidad y agregar herramientas para moderar los contenidos que violen sus políticas.

Los grupos cerrados, públicos y secretos cambian de denominación, y además se agrega la opción de hacer los grupos privados visibles o esconderlos a los que no son miembros.  Los moderadores tendrán acceso a herramientas de moderación y los potenciales miembros la opción de ver el historial del grupo y vistas previas antes de aceptar o declinar la invitación.

 Los grupos cerrados, que solo dejan a los miembros actuales ver el contenido y quién forma parte del grupo, ahora se denominarán privados pero con presencia visible. Los grupos secretos, seguirán sin visibilidad pero requieren de una invitación para ser parte de los mismos y también se denominarán grupos privados pero no visibles.

Estos cambios se realizan con el fin de monitorear y detectar contenidos no adecuados como los relacionados con racismo, ofensas entre otros, empleando IA para detectar malos contenidos antes de que sean reportados e incluso antes de que la gente los vea. Los contenidos reportados serán revisado por personas para determinar si violan alguna de las condiciones de uso y mantendrán una alerta si se reciben varias quejas.

Desde abril Facebook penalizar contenidos que los administradores aprueben y que violen los reglamentos del face, suspendiendo momentáneamente al grupo. Con ayuda de la herramienta “Group quality” ven ejemplos de contenidos que no deben ser aprobados, incluso permite mostrar a los miembros las reglas violadas cuando no se aprueban post, se eliminan contenidos o se silencia a los miembros, quienes a veces se quejan de que sus publicaciones/comentarios no aparecen publicados.

Con información de The Verge