¿a que hora comienzas a revisar tu celular?

Si tu o alguno de tus hijos lo primero que ve al despertar es la pantalla de su smartphone, unos pequeños tips para reducir estos hábitos.

 

Nuestro teléfono celular es sin duda alguna una extensión de la gran mayoría de nosotros, quienes no imaginamos la vida sin el mismo y a los que nos tocó vivir gran parte de nuestra existencia sin este ahora fundamental dispositivo, nos cuesta trabajo recordar cómo era nuestro día a día sin tener acceso a la información 24/7

Es por esto que no es de extrañarnos que el 79% de los jóvenes de México revisemos nuestro equipo antes de cualquier otra cosa, incluso de levantarnos de la cama. Este dato fue generado por la encuesta “Quiz Phone Life Balance” de Motorola y en la que participaron más de 9000 adolescentes de México entre 10 y 19 años, donde surgió esta cifra que nos muestra como los jóvenes (y seguramente muchos mayores) tienen interacción con la pantalla de un Smartphone antes que cualquier otra interacción al iniciar el día.

Este dato es similar al que se presenta en Estados Unidos, donde el 80% de los adolescentes tardan 5 minutos o menos desde que se despiertan para conectarse a un dispositivo, entre otros datos no menos interesantes como el promedio de mensajes al día (100), el porcentaje que duerme con el celular (80%) o el porcentaje de los adolescentes que deciden nunca desconectarse de internet en el móvil (45%)

Es un hecho que tomar el teléfono apenas abrir los los ojos es es lo primero que hacen los adolescentes al despertarse y, posiblemente lo último que realizan antes de acostarse. No por nada las habitaciones están llenas de gadgets, pantallas y demás aparatos tecnológicos, televisiones, computadoras, videojuegos y un largo etcétera, eso explica este habito al despertar.

Una recomendación para evitar estos hábitos es que evitemos llenar los cuartos de nuestros hijos adolescentes con gadgets o pantallas, y que estas estén en espacios comunes como la sala, el comedor o un estudio, con esto lograremos reducir las horas que los adolescentes pasan enfrente de una pantalla.

 Otro método recomendable es el procurar dejar cargando los teléfonos en las noches en el comedor o cocina, con esto evitaremos que nos quedemos dormidos con el móvil y reducimos las horas de conexión que utilizamos sacrificando horas de sueño.