Alondra de la Parra y la Orquesta Filarmónica de las Américas dan vida a Unfinished Symphony de Huawei

Gracias a la Inteligencia Artificial, Huawei completar la famosa Sinfonía Inconclusa de Schubert

 

En el marco de un concierto con lleno total, la reconocida directora mexicana Alondra de la Parra, al frente de la Orquesta Filarmónica de las Américas, interpretó el pasado viernes Unfinished Symphony LATAM de Huawei, un proyecto que combina el poder de la Inteligencia Artificial de la marca con la creatividad y el talento humano en una escala sin precedentes.

Unfinished Symphony es una nueva versión de la Sinfonía núm. 8 en si menor del icónico compositor austriaco Franz Schubert (1797-1828), que fue terminada por el compositor ganador del Emmy, Lucas Cantor, en colaboración con un modelo de Inteligencia Artificial (IA) creado por Huawei para correr en su smartphone insignia, el HUAWEI Mate 20 Pro. La composición original fue dejada inconclusa por Schubert hace 197 años, quedando únicamente con los primeros dos movimientos, por lo que esta nueva versión logra una épica conclusión integrando un tercer y cuarto movimientos, lo que crea una experiencia única en su clase.

La pieza fue ejecutada en la sala de conciertos del Centro Cultural Roberto Cantoral en la Ciudad de México, con una audiencia compuesta de público tanto mexicano como de diversos países de Latinoamérica, que pudo disfrutar de esta obra sin precedentes por primera vez en nuestro continente. En el centro de este proyecto se encuentran las tecnologías de Inteligencia Artificial de Huawei, ya que el procesador del HUAWEI Mate 20 Pro cuenta con una Unidad Procesamiento de Redes Neurales (NPU) dual, que es un módulo diseñado para ejecutar tareas de Inteligencia Artificial. El proceso para terminar esta sinfonía inconclusa consistió en que el equipo de Huawei entrenó a su modelo de IA con los dos movimientos que Schubert compuso de la pieza, para que éste analizara su tonalidad, timbre y ritmo. De esta forma, la IA del HUAWEI Mate 20 Pro fue capaz de producir ideas musicales que el compositor Lucas Cantor usó para orquestar la pieza completa, a la cual ahora la Orquesta Filarmónica de las Américas y la maestra Alondra de la Parra imprimieron su particular toque.