Apple y Samsung están siendo investigados por “alentar smartphones” en Italia

La coreana niega una vez más tal acción

Apple ha sido acusado de que sus iPhones presentan “obsolescencia programada”, motivo que hizo que sea demandando en varios países, pero en Italia, Samsung también ha sido acusado de lo mismo, a pesar de haberlo negado previamente.

Resulta que el organismo gubernamental (The Autorità Garante della Concorrenza e del Mercato),  en vigilar que las empresas no realicen este tipo de acciones, ha comenzado una investigación para ambas empresas, por el motivo previamente mencionado.

El objetivo es determinar si los dos fabricantes usan actualizaciones de software para alentar los dispositivos para influir en la decisión de los usuarios en actualizar sus smartphones.

Según ambos organismos, Apple y Samsung no ofrecen suficientes datos a los clientes acerca de los efectos de la actualización  ni detalles acerca de cómo al instalarlos se puede alentar a los dispositivos, lo cual viola varios artículos de la ley de protección al consumidor.

Lo extraño es que Apple ya ha admitido que realizó tal práctica y no se menciona. Recordemos que en Francia es ilegal esté proceder, por lo cual se le demandó… tal vez por eso se apuraron en anunciar una próxima actualización que pondrá fin a alentar los equipos cuando la batería pierde eficiencia, para dar ofrecer ”transparente a los usuarios”. El fabricante se defendió diciendo que la medida era para proteger a los equipos y no para aumentar las ventas.

Cuando el problema de Apple estalló, Samsung fue uno de los primeros en indicar que reprobaban tal acción y que no la hacían y ahora ha vuelto a confirmar que no reducen el desempeño del procesador por medio de actualizaciones de software.

En concreto mencionaron que no proporcionan actualizaciones de software para reducir el desempeño del producto debido al ciclo de vida y que van a cooperar con las autoridades italianas en su investigación para aclarar los hechos…el que nada debe, nada teme.

Con información de Sam Mobile y The Verge