Consejos para no endeudarte de más durante El Buen Fin

Recuerda que a veces los ahorros no lo son

Del 15 al 18 de noviembre se llevará a cabo la novena edición de El Buen Fin, una estrategia de ventas masivas que se celebra desde 2011 y se ha convertido en un ritual para los comerciantes y para quienes compran aprovechando las ofertas. Muchos establecimientos ofrecerán distintas promociones, entre las que se pueden destacar meses sin intereses, puntos extra en tarjetas de crédito e incluso premios por el uso de medios electrónicos.

Ante la multiplicidad de ofertas, comprar se torna aún más atractivo pero como toda dinámica de ventas, no todo lo que brilla es oro. En esta temporada es muy fácil gastar el dinero que se ha generado en todo el año y hay que tener cuidado de no perder el control de sus finanzas evitando gastar más de lo que se tiene libre de ingresos.

Afluenta México comparte algunos consejos para que en este Buen Fin no complique tus finanzas con deudas que no puedas afrontar.

  • Elige que compras financiar sin intereses: Pagar a meses sin intereses es de las opciones más fáciles y que a corto plazo genera tranquilidad. A pesar de ello, si no posees un estricto control de los pagos que tienes comprometidos, puedes correr el riesgo de tomar más deuda de la que puedes afrontar.  Por otro lado, es importante que tengas en cuenta la vida útil del producto para no financiar compras que dejes de usar antes de terminarlo de pagar.

  • Siempre compara precios: No te dejes seducir por las aparentes promociones y antes de comprar revisa los precios que ofrecen las distintas tiendas por el mismo producto. De esta manera también podrás evaluar marcas, modelos y hasta obtener un mayor descuento por pago en efectivo.

  • No comprometas tus ahorros: Ninguna oferta será tan buena como cuidar tus ahorros. Si quieres aprovechar un excelente descuento y no tienes efectivo para adquirirlo quizás puedas encontrar un crédito conveniente.
  • Controla el nivel deuda que puedes tomar. Si vas a contraer deudas asegúrate que éstas estén por debajo de tu capacidad de pago. Para una economía sana lo ideal es que tus deudas no superen el 30% de tus ingresos.

 

  • Los pies sobre la tierra, no confundas necesidades con antojos: Lo ideal es que tus compras estén contempladas en tu presupuesto para evitar gastos innecesarios. Si no pensabas adquirir algún artículo y sólo ha sido de tu agrado al momento en que viste la oferta, realmente no lo necesitas, sólo lo deseas. Piensa en frío y analiza si realmente tienes que hacer esa adquisición.