China amenaza a Canadá con “graves consecuencias” si no libera a ejecutiva de Huawei

China tiene gran potencial contra Canadá

La semana pasada se registró la detención de Meng Wangzhou, directora financiera (CFO) de Huawei e hija del fundador de la compañía china en Canadá tras una orden realizada por el gobierno de Estados Unidos.

Inicialmente se reportó que la detección fue derivada de una represalia de Estados Unidos por la venta de tecnología a gobiernos en guerra contra la entidad norteaméricana.

Tras la detencción de Wangzhou, se está registrando un problema político entre ambas naciones y también convirtiéndose en en uno de los peores conflictos diplomáticos entre Pekín y Ottawa.

El viceministro de Asuntos Exteriores de China, Le Yucheng, convocó el sábado por la noche al embajador canadiense John McCallum para presentarle una “fuerte protesta” por el arresto de Meng en Vancouver e instó a Ottawa a que la libere de inmediato, de acuerdo con un escueto comunicado de la cancillería china.

“China urge encarecidamente a la parte canadiense a que libere de inmediato a la persona detenida y proteja seriamente sus derechos legítimos; de lo contrario, Canadá debe aceptar su responsabilidad por las graves consecuencias causadas.

La parte canadiense debe corregir sus errores y parar inmediatamente esta infracción sobre los derechos e intereses legítimos de un ciudadano chino. Debe dar al pueblo chino una respuesta correcta y que pueda evitar pagar un precio elevado”, señala el comunicado.

El gobierno chino asegura que Canadá está tomando medidas extremistas e ignorando por completo la ley, causando daños ajenos a las relaciones chinocanadienses

Hasta el momento, China no ha especificado qué acciones tomaría contra Canadá, pero un diario hongkonés apunta a algunas posibles medidas de represalia, que van desde la congelación de los intercambios diplomáticos hasta la suspensión del comercio, las cuales pondrían ponerse en marcha si finalmente Meng es extraditada a Estados Unidos

Mientras tanto, Meng Wangzhou continúa detenida en Ottawa, Canadá y las autoridades estadounidenses siguen intentando llevar a cabo un proceso de extradicción para juzgar en su territorio a la hija del fundador de Huawei.