Microsoft presenta AI for Earth

Uso de la inteligencia artificial a favor del planeta

AI4Earth

Microsoft siempre ha estado comprometido con cuidar el medio ambiente y qué mejor si la tecnología ayuda a este fin y en este caso usando la Inteligencia Artificial se puede ayudar al planeta, motivo que originó la presentación del programa  AI for Earth.

En el segundo aniversario del acuerdo climático de París, los líderes gubernamentales, cívicos y de negocios del mundo se han reunido en  Francia, para discutir acerca del cambio climático. Microsoft cree que los avances tecnológicos pueden ayudar a entender y afrontar de mejor manera los problemas ambientales que enfrenta el planeta. Es por esto que, se anunció la ampliación del programa AI for Earth con un plan estratégico expandido donde se destinarán 50 millones de dólares durante los siguientes cinco años para poner tecnología de inteligencia artificial en las manos de los individuos y las organizaciones alrededor del mundo que trabajan en proteger al planeta.

Microsoft, cree que la inteligencia artificial va a cambiar el nombre del juego. Su enfoque como empresa es democratizar la IA para que sus características y capacidades puedan ser utilizadas por personas y organizaciones de todo el mundo para mejorar los resultados del mundo real. Existen algunas áreas sociales donde la IA puede ser de mayor impacto que en ayudar a enfrentar la urgente labor requerida para monitorear, modelar y gestionar los sistemas naturales del planeta.

Los datos pueden ayudar a contar sobre la salud de nuestro planeta, como por ejemplo la condición de nuestro aire, agua, tierra y el bienestar de la vida salvaje. Pero se necesita la ayuda de la tecnología para capturar esta cantidad de datos y convertirla en inteligencia accionable. La IA puede ser entrenada para clasificar datos “crudos” provenientes de sensores en el suelo, en el cielo o en el espacio, en categorías que entiendan tanto los humanos como las computadoras. De manera fundamental, la IA puede acelerar la capacidad de observar los sistemas ambientales y cómo estos cambian a nivel global, convertir los datos en información útil y aplicar esta última para dar pasos concretos para gestionar de mejor manera nuestros recursos naturales.

En el sector energético, empresas como Agder Energi, una instalación en Noruega que produce energía renovable, ya utilizan la nube y la IA de Microsoft para capturar, analizar y actuar de mejor manera, sobre la inteligencia reunida a través de la red eléctrica. A través de estas tecnologías, Agder ahora es capaz de predecir y prepararse para las vacilantes necesidades energéticas en respuesta a los cambios en la demanda conforme los vehículos eléctricos cada vez más gravan la red de Noruega; los datos y la IA han mejorado el desempeño de la infraestructura existente, lo que reduce la necesidad de nuevos y costos proyectos. La IA ayuda a crear una red más efectiva, confiable y autónoma, a la vez que permite a los clientes y al país a consumir energía más renovable mientras realizan la transición a un futuro más basado en la electricidad.

Nuevas tecnologías de IA y la nube son utilizadas para mejorar la eficiencia eléctrica en los edificios. En Singapur, JTC, responsable del desarrollo de la infraestructura industrial de esta nación, ha centralizado sus operaciones dentro de la Nube de Microsoft para monitorear, analizar y optimizar 39 de sus edificios. A través de datos de sensores y analítica, JTC ahora puede identificar y rectificar fallas antes de que ocurra un colapso, lo que resulta en un descenso de 15 por ciento en la evasión del costo energético en los primeros tres edificios.

En Australia, los altos costos de importación y de mano de obra, el seco clima y la alta variabilidad en el clima de cualquier país en el mundo hacen que la agricultura sea un reto. Yield, una empresa de agro-tecnología en Tasmania, ha creado una solución que utiliza sensores, analítica y aplicaciones para producir datos del clima en tiempo real, directo a un nivel de campo, para ayudar a los agricultores a tomar decisiones más inteligentes que puedan reducir su uso de agua y otros insumos a la vez que incrementan sus cosechas. En el mar, Yield trabaja con granjas de ostras locales para crear el primer producto que incremente la producción de acuicultura a través del aprendizaje automático. La solución ya ha reducido los cierres de cosechas causados por lluvias en un 30 por ciento, lo que da a los cultivadores cuatro semanas al año de tiempo de cosecha.

Microsoft está comprometido en trabajar con los agricultores de todo el mundo. Visualizan un futuro con conectividad de banda ancha para cada granja y sensores de internet para cada acre de tierra. Al construir trabajos de vanguardia en Microsoft Research, ayudarán a los agricultores a poner a trabajar a la IA no sólo para analizar de mejor manera las condiciones de la tierra y la caída de lluvia, también para utilizar analítica predictiva para mejorar los campos de agricultura y reducir el impacto adverso al ambiente. Con el continuo crecimiento de la población mundial, estos cambios no llegan a la velocidad que se requiere.

La estrategia que empleará se divide en tres partes: primero será expandir las donaciones a nivel global y ahora crece al agregar a universidades, organizaciones no gubernamentales y otros, a quienes otorgará entrenamiento avanzado para poner a la IA en donde mejor sea aprovechada en temas de clima, agua, agricultura y biodiversidad.

Después, se identificará los proyectos que muestren la mayor promesa y se realizarán inversiones más grandes para ayudar a escalarlos. Por último, se identificarán y perseguirán oportunidades para incorporar nuevos avances en IA dentro de servicios de nivel de plataforma para que otros puedan utilizarlos para sus propias iniciativas de sustentabilidad.