5 preguntas inminentes sobre las nuevas reglas de privacidad de Google Chrome

Google Chrome ha hecho fácil la navegación en internet durante los últimos años para los usuarios, quienes disfrutan en este navegador gratos momentos gracias a las funciones que permite bloquear cookies y los sistemas de bloqueo de publicidad que son bastante eficientes.

Sin embargo, la posición dominante de Google en la publicidad en línea significa que incluso pequeños cambios desencadenarán un juego de gato y ratón con compañías de tecnología publicitaria, que pueden optar por eludir las nuevas restricciones. Así también, existe la preocupación de que los consumidores puedan optar por no participar en masa, al igual que muchos bloqueadores de anuncios instalados u optar por “limitar el seguimiento de anuncios” en sus iPhones. Y es otra llamada de atención para una industria que se enfrenta a la regulación de Estados Unidos, siguiendo el The General Data Protection Regulation (GDPR).

AdExchanger pidió a los veteranos de la industria que especulen sobre cómo las afectarán las funciones de privacidad de Google y por qué Google creó sus nuevas funciones de privacidad de la manera en que lo hizo.

1.      ¿Por qué Google realizó un cambio tan pequeño en comparación con Safari?

Google necesita proteger y mantener en buen estado su negocio principal de publicidad, que es la razón más simple por la que Chrome solo realizó mejoras básicas en su negocio de publicidad, pero ese argumento pasa por alto mucha complejidad.

Un enfoque más agresivo sobre la privacidad podría permitir a Google solidificar aún más su propia ventaja publicitaria, pero abriría la empresa a las preocupaciones antimonopolio. GDPR, por ejemplo, ya está presionando a los especialistas en marketing para que se muevan más completamente en la pila de Google, porque Google ha podido preservar la identidad incluso en un entorno basado en el consentimiento.

En gran medida gracias a la Ley de Privacidad del Consumidor de California a solo siete meses de distancia, es probable que Google tenga que hacer algo rápido, y su anuncio de Chrome fue lo máximo que pudo improvisar a tiempo para Google I / O.

Sin embargo, una teoría alternativa es que las mejoras de privacidad de Chrome, mucho más pequeñas en comparación con Safari y Firefox, son solo el primer paso en un plan más amplio. Safari ITP, por ejemplo, ya tiene varias versiones en solo dos años en el mercado. Debido a que una compañía masiva como Google no puede hacer cambios significativos rápidamente, los pasos medidos podrían facilitar la transición para sus muchos socios.

2. ¿Cuántos consumidores bloquearán las cookies?

Si deseas bloquear las cookies de terceros, Chrome requiere que los usuarios opten por no participar en esta actividad, y tradicionalmente, muy pocas personas optan por no hacerlo debido a que ellos prefieren no meterse en temas de configuración, algo que le resulta muy útil a Google.

“La gran mayoría de los usuarios no quieren meterse con su configuración”, dijo Brian Kane, director de operaciones y cofundador de Sourcepoint, que proporciona software de gestión de consentimiento a los editores.

De manera similar, la extensión del navegador “¿por qué estoy viendo este anuncio?” desarrollada por Chrome ofrecería poco atractivo a los consumidores, dijo Tillman de Ghostery, en parte porque quiere que los consumidores monitoreen sus anuncios de manera continua.

“A los usuarios les gustan las herramientas de configurar y olvidar”, dijo Tillman.

Existen dinámicas similares en torno al consentimiento para usar datos, pues “la mayoría de los usuarios solo quieren seguir con su experiencia”, dijo Kane de Sourcepoint. “No espero que los consumidores adapten su configuración o bloqueen las cookies, por lo que no creo que sea muy impactante”.

Aunque una de las técnicas que algunas personas también utilizan para bloquear las cookies de ciertos contenidos es utilizar VPNs, los cuales siempre tienen ciertas ventajas y desventajas, algunos de ellos puedes consultar aquí. Aunque en su mayoría son positivas o es un método interesante para algunos.

3. ¿Cómo afectará la represión de las huellas digitales a la industria publicitaria?

Las restricciones de huellas digitales de Chrome no afectarán a nadie ni a todos en la tecnología publicitaria. La técnica de identificación, en la que los atributos del navegador se utilizan para triangular una identidad, siempre ha requerido gimnasia “probabilística” para justificar desde una perspectiva de privacidad. Además, no hay forma de optar por no tomar huellas dactilares, y la identificación sin una opción de exclusión previamente tuvo problemas con Verizon y Turn y condujo a un acuerdo de la FTC en 2016.

Google no compartiría cómo funcionarían sus restricciones de huellas digitales. Un escenario probable es que Chrome perfeccionaría un parámetro popular para las huellas digitales, la cadena de agente de usuario, y codificaría solo esa pieza. Chrome podría pasar una cadena de agente de usuario menos específica o crear varias cadenas diferentes para la misma persona, dijo el fundador de Jounce Media, Chris Kane.

Para frustrar las huellas digitales con este método, Chrome tendrá un identificador que representará a varias personas o creará múltiples identificadores para una persona, lo que confunde los intentos de huellas digitales.

4. ¿Es posible representar una cookie de terceros como una cookie de terceros?

Mediante la nueva privacidad de bloqueo de cookies, Google exige a los propietarios del sitio que declaren qué cookies son realmente cookies de terceros, que pueden bloquearse. No obstante, los sitios tienen varias alternativas:

Si las empresas de tecnología publicitaria no respetan a los consumidores que optan por no seguir el seguimiento, simplemente podrían rediseñar sus cookies para que funcionen en entornos propios. Incluso Facebook creó un rastreador de sitios cruzados el año pasado para permitir el seguimiento en lugares como Safari. Entonces los consumidores no pueden bloquear las cookies y Chrome no podrá ofrecer una opción de exclusión.

Esto sería similar a lo que realizan los VPNs al ocultar la verdadera IP por alguna IP virtual que nos permite confundir a los ordenadores a la internet misma para obtener acceso a algún contenido en particular sin mostrar nuestra identidad.

“Google se está preparando para lidiar con el mismo juego de gato y ratón que Safari jugó”, dijo Kane de Jounce.

Además, si las cookies de Google con capacidades de seguimiento se designan como cookies de origen, “las espadas antimonopolio se sacudirán”, señaló el veterano de tecnología publicitaria y ex jefe de AppNexus Brian O’Kelley. Uno de los casos más destacados, por ejemplo, Google Analytics ahora se considera una cookie de origen.

5. Aunque Google conservó las cookies, ¿siguen estando fuera?

La preservación de cookies de terceros por parte de Google significa que las empresas de tecnología publicitaria no se enfrentan a nada tan perjudicial como Safari ITP o GDPR, pues la propia Google saldría afectada.

Jeff Green, CEO de Trade Desk, dijo a los inversores que Google no realizó cambios significativos porque está en el negocio de los anuncios, a diferencia de Apple. “Hicieron un buen trabajo e intentaron enhebrar la aguja entre la privacidad y la relevancia”.

Aunque Google guardó cookies de terceros, que todavía son necesarias para publicar anuncios relevantes, la tecnología publicitaria está tratando de encontrar identificaciones alternativas en caso de que las cookies se bloqueen con más frecuencia. Así que están buscando algo más persistente, que se pueda comparar con una cookie para publicar un anuncio cuando sea necesario.