Intel confirma vulnerabilidad en todos los CPUs ante exploits

Intel asegura que todos los procesadores de cualquier marca son susceptibles

 

En estos últimos días comenzó a circular información sobre un problema en el diseño de los procesadores de Intel, según reportaba el sitio The Register, en donde aseguraban que había un problema grave que estaban parchando los sistemas operativos para encubrir el problema de seguridad y que la solución provocaría una reducción en el rendimiento del CPU.

Este tema se comenzó tratando con cuidado, pues el fallo parecía estar en el hardware de Intel x86-64, y no podía arreglarse con actualizaciones de su microcódigo, por lo cual solamente una actualización en el sistema operativo podría parchar a medias el problema, o bien, adquirir un nuevo procesador.

No obstante, la información indicaba que las actualizaciones de los sistemas operativos podrían ralentizar entre un 5%-30% la velocidad de nuestro CPU dependiendo del procesador y modelo del CPU, lo cual provocó miedo entre los usuarios de computadoras.

Intel emitió un comunicado a la brevedad posible para dar a conocer su postura junto con algunos detalles de dicha vulnerabilidad y las declaraciones hechas por la compañía están provocando más incógnitas entre los usuarios, pues Intel no es el único afectado.

En la información, Intel indica que todos los procesadores son vulnerables a estos exploits, por lo cual cualquier procesador sin importar la marca ni sistema operativo estaría vulnerable ante los hackers si logran aprovecharlos.

Intel asegura que estos exploits pueden ser usados con fines maliciosos para recopilar datos confidenciales de los ordenadores. Sin embargo, dichos exploits “no tienen el potencial de corromper, modificar o eliminar datos”, no obstante, el riesgo sigue allí para todos.

Eso sí, es importante mencionar que Intel afirma que no se trata de errores en el diseño de los procesadores, pues el problema va más allá del diseño, pues todos los dispositivos informáticos son vulnerables ante estos problemas de seguridad.

Intel confirmó que trabaja en una solución junto con AMD, ARM Holdings y los fabricantes de sistemas operativos para buscar evitar problemas a los usuarios mediante parches de seguridad y firmware y además aseguró que el impacto en el rendimiento dependerá de la carga de trabajo y que el usuario medio no notará para nada la diferencia.

Con información de Intel