Sancionan a operadoras españolas por abuso de precios en SMS

Movistar-Vodafone-Orange

Hace un par de días se dio a conocer una noticia que en España que dejó atónitas a las principales operadores de aquel país. El motivo es que, luego de cerca de un año de investigaciones, la Comisión Nacional de Competencia (CNC) de españa impuso una sanción récord de 120 millones de euros a Movistar, Vodafone y Orange por hacer uso de prácticas comerciales que constituyen abuso de posición dominante en los precios de envío y recepción de mensajes de texto y multimedia.

Lo que ocurrió es que, en España, mientras las tarifas de otras partes del negocio móvil, como las llamadas de voz, se había presentado desde hace algunos años, las de los mensajes de texto y multimedia no habían podido reducirse. La investigación señalaba la existencia de una posible “conducta de aplicación de precios excesivos en los servicios de origen y término” de mensajes SMS y MMS de ámbito nacional.

¿A que se refiere esto? En su calidad de operadores principales, estas empresas mantenían elevados los precios de sus SMS, no solo a los consumidores, sino también a los operadores virutales, lo que impedía que estos últimos pudieran ofrecer también mejores tarifas a los usuarios, manteniendo precios elevados en general en todo el país. El ingreso medio de término de un SMS (lo que cada operadora cobra por recibir un mensaje en su red) sólo bajó 4,8% entre 2003 y 2010. Esta cifra contrasta con la abrupta caída de 67% que experimentaron en el mismo período los ingresos por término de voz.

Los altos precios han permitido unos extraordinarios márgenes de ganancias a estas operadoras, entre un mínimo de 384% y un máximo del 734% para los SMS en el período 2004-2009; y de 922% que han alcanzado los MMS durante 2009, señaló el periódico local El País.

Esto es considerando incluso que los mensajes de texto y multimedia han estado disminuyendo su uso en favor de las nuevas tecnologías como la mensajería instantánea y redes sociales, y en general los servicios de internet que se venden en paquetes e incluyen una infinidad de alternativas para la comunicación. En sus buenos tiempos los SMS llegaron a representar hasta un 15% de las ganancias de los operadores, pero ahora su porcentaje de aporte se está volviendo casi irrelevante.

Ante este escenario, varios operadores han rebajado drásticamente el precio de los SMS e incluso los ofrecen en forma gratuita, lo que está reduciendo aún más su peso en la facturación. De hecho, los ingresos por SMS han caído 60%, desde los 451 millones de euros del cuarto trimestre de 2008 -su récord histórico- hasta los 183 millones de euros del segundo trimestre de 2012.

Fuente: ElPaís