OTT, las operadoras desprecian estos servicios bajo su propio riesgo.

Los servicios over-the-top (OTT) empiezan a inundarlo todo y tiene a las operadoras de telefonía en una encrucijada viendo a los usuarios hacer cada vez menor uso de sus servicios de voz y de mensajes SMS y preferir el uso de servicios fuera de lo que éstas ofrecen; de ahí lo de over-the-top ya que el operador de telefonía no forma parte de el negocio mas allá de proveer la conexión de Internet.

En México este impulso hacia un mayor número de usuarios de telefonía móvil que hacen uso de servicios OTT esta en aumento. Servicios como ChatON, Skype, Whatsapp, Tuenti Social Messenger, Messenger Play!, Twitter o Facebook, tienen cada más usuarios, lo cual conlleva un continuo descenso en el beneficio que las operadoras obtienen por sus servicios de voz y mensajería, obligando a las operadoras a explorar opciones y buscar nuevas fuentes de ingresos.

Según opinión del  analista en telecomunicaciones Chetan Sharma la industria de las telecomunicaciones ha pasado por tres distintas olas de ingresos de su historia. Primero fue la  voz, después la mensajería y finalmente los datos. Tanto la primera y la segunda de estas olas produjeron ganancias inmensas a las operadoras durante décadas, por esto muchos en la industria ven en la tercera ola una fuente de ingresos que serviriá de remplazo a las anteriores, sin embargo existen otros que creen que se debería de mirar más allá de los ingresos por manejo de datos móviles y buscar una cuarta ola: la de los servicios OTT y los Servicios de Valor Agregado.

Esta cuarta ola está creciendo rápidamente, las personas cada día están utilizando sus teléfonos móviles para hacer de todo, desde el sus compras de comestibles y pago de tiendas en línea hasta descarga de medios digitales o incluso actualizar sus registros médicos o recibir sus resultados de estudios de laboratorio. Pero prácticamente todos estos servicios se ofrecen por parte de otras compañías no por las operadoras.

En lugares como EE.UU. y Europa se está dando esta disminución en el consumo de voz y SMS en mayor escala y estando acostumbrados a paquetes de datos libres, los consumidores esperan que el precio de datos móviles disminuya, no que aumente. Si los operadores suben los costos de datos, los consumidores responden acudiendo a servicios como Freedom Pop, que se basa en la conexión Wi-Fi como su fuente principal de datos, cambiando sólo a datos celulares cuando el Wi-Fi no está disponible.

Así, mientras que los datos seguirán siendo una parte importante de los ingresos de las operadoras, de estos solo podrán obtener ganancias directas dependiendo del precio que les pongan y, lo que es más importante, es poco probable que esos ingresos compensen los perdidos por la reducción en el uso de sus redes de voz y de mensajes SMS.

Esto ha sacudido a la mayoría de las operadoras. Algunas han reaccionado creando servicios que den a los usuarios acceso a otras redes como Plugger de Telcel o a creando los propios como TuMe de Telefónica, otras han estrangulando el acceso a estos servicios o incluso bloqueado completamente su uso como sucedió con Heywire la cual fue bloqueada por Telcel en julio del 2011 o Twitter que no puede enviarnos notificaciones a nuestro celular vía SMS.

En enero de 2012, la Internet Telephony Services Providers’ Association en el Reino Unido condenó a las operadoras Vodafone, T-Mobile y Orange por el uso de estas prácticas anti-consumidor lo que llevo al Comisionado Europeo, Neelie Kroes, a pedir una mayor transparencia en este rubro. Desde ese momento la tendencia en Europa parece estar cambiando poco a poco.

En septiembre la operadora sueca Telia dio marcha atrás en su plan de un cobro adicional a sus clientes por el uso de los servicios de VoIP, y además creo paquetes especiales para ello. Tal medida es un reconocimiento implícito de que las operadoras deben aceptar el cambio tecnológico progresivo y satisfacer los deseos de sus clientes, en lugar de tratar de frustrar ambos.

De hecho, hay cada vez más operadoras aceptan esta filosofía y han comenzado el proceso de buscar acuerdos para trabajar en conjunto con los servicios OTT. Hace algunas semanas Deutsche Telecom se asoció con Spotify, el proveedor de música en línea, para dar a sus usuarios la opción de elegir un paquete de pago con streaming de música ilimitado, sin deducirlo del monto de datos asignados al usuario. Fundamentalmente este tipo de acuerdos no sólo mejorará la oferta de una operadora a sus clientes, sino que transformara los servicios OTT de una amenaza competitiva o un parásito de la red móvil a un valioso socio.

Este tipo de alianzas no son desconocidos. Los ejemplos incluyen, con mayor o menor éxito, a Vodafone y Three trabajando con Skype en el Reino Unido, o AT&T en combinación con Twilio y Sprint trabajando con Google Voice. El problema en el pasado en este tipo de adquisiciones o alianzas de servicios OTT es que han sido a menudo más reactivas que proactivas por parte de las operadoras. Esto se refleja en un alto índice de fracasos. Pero cuando estas asociaciones se ejecutan eficazmente todos se benefician: los consumidores obtener más opciones, los operadores tienen más que ofrecer y los servicios OTT llegar a obtener beneficios económicos de su software.

También existe la opción de diversificarse. En los últimos meses se ha visto un aumento en las noticias concernientes a operadoras de telefonía que colaboran con empresas de otras industrias. AT&T se asoció recientemente con el gigante informático IBM para ofrecer recursos de computación en la nube para empresas del Fortune 1000. Por otra parte, Telefónica puso en marcha una nueva división dentro de su empresa para analizar y revender los datos de localización del usuario, para extraer y monetizar las enormes cantidades de datos de consumo en tiempo real, de las que ya disponen.

Las operadoras están de pie ante una encrucijada crítica. Necesitan no sólo elegir su camino, sino también elegir con quien caminarlo.

Los servicios OTT no son una moda pasajera, han llegado a ser tan importantes como para ser considerados una cuarta ola de ingresos para la industria de las telecomunicaciones. Las operadoras debe tratar de asociarse o competir con estos servicios OTT y, sobre todo, monetizar esos esfuerzos. Si no lo hacen, esto las conducirá inevitablemente a ceder su mercado en las telecomunicaciones y las condenara a no ser más que proveedores de conexiones.

Vía: GigaOm

  • otts operadoras
  • ott operadores
  • Las operadoras y OTT
  • ott tendencias 2013 mobile
  • servicios ott

  • operadoras mexico datos numero de usuarios servicios q prestan
  • plataformas ott en méxico

  • ott telefonia
  • monetizar servicios ott
  • ibm