Tim Cook destinará su fortuna a la filantropía

El CEO de Apple considera que es importante hacer acciones que lo hagan sentir bien.

Tim Cook

Tim Cook está enfocado a cambiar la percepción de Apple, empezando con sus acciones personales.

 Tim Cook fue la mano derecha de Steve Jobs, por lo que fue elegido para que tomara el mando de forma temporal cuando se enfermó y designado como el nuevo CEO al morir. De eso ya han pasado 4 años y es lógico que piense en lo que quiere hacer con su vida y el rumbo hacia donde encamina a Apple.

Ser el CEO implica muchas responsabilidades, pero es uno de los puestos mejor pagados en cualquier empresa. Cook ha acumulado ya una pequeña fortuna, pero no piensa dejarla sin uso, para lo cual regalará parte de su riqueza, dando una pequeña parte para que su sobrino vaya a la universidad. El resto de su fortuna sería para uso filantrópico.

Por ahora se desconocen las causas a las que va apoyar, pero no es de extrañar que se enfoquen a las que ha dado su atención en este tiempo, uniéndose de cierta forma, a los pasos de Bill Gates, que hasta ahora sigue encabezando la iniciativa denominada “Giving Pledge” en donde se solicita a la gente con grandes fortunas, dar parte de su dinero a la caridad.  Se calcula que Cook posee 120 millones de dólares y acciones con valor de 660 millones, lo que le ha permitido hacer algunas donaciones de forma “silenciosa”, pero que ahora planea hacer algo “más sistemático”.

Estar al frente de Apple no es una tarea sencilla. El hecho de reemplazar el lugar de alguien considerado como una leyenda, le ha costado ser objeto del escrutinio público y profesional. Aprendió de Jobs que debe protegerse junto a su equipo. Un aspecto que desconocía hasta ocupar su puesto actual y que le ha hecho apreciar el trabajo que como líder Jobs realizó.  Al estar  en sus zapatos, entiende lo intenso que es  tomar los elogios y los comentarios negativos, cuando antes solo tenía que enfocarse en los productos y hacer funcionar el negocio.

Tim-Cook-Apple-CEO

A Cook le ha perseguido los comentarios de que Apple no podría hacer innovaciones sin Jobs, que necesitaban lanzar un modelo económico para alcanzar a Android y que nunca podría replicar la magia del su principal fundador y por lo tanto, que jamás volverían a ser “grandiosos”, por lo que ha tenido que aprender a lidiar con todo ese “ruido”, bloqueándolo y tratando de demostrar que puede “con el paquete” y desarrollando  algunas habilidades al momento que se necesita.

Todas las decisiones que está realizando hablan de su liderazgo y no sólo las relacionadas con los productos que lance, sino también con servicios que adquiera y la forma en que se relaciona con sus empleados. Es por eso que  algunos han considerado que él tiene un alto perfil como líder, por tomar en cuenta temas que importan a la empresa y a él, como lo son la tolerancia respecto a las preferencias sexuales, derechos humanos, educación, representación femenina, reforma inmigratoria, SIDA, los derechos privados así como la equidad racial. Apple y Jobs no aparecían en el mapa cuando eran tratados  de forma pública.

Debido a su formación, Cook lidera más como un jefe que confía en sus compañeros, que como una mente maestra que debe ser obedecida por los empleados. Se ha dicho que este estilo lo obtuvo en sus años de formación al trabajar en Compaq Computer y luego en IBM, mostrando una personalidad diferente a la que tenía Jobs, por lo que a pesar de mostrar interés e involucrarse con lo que pasa en Apple, no tiene la obsesión de estar supervisando cada detalle.

Desde su perspectiva, aunque sabe que será criticado por sus acciones, es más importante realizar las cosas que le hagan sentir que lo que hace es lo correcto,  que responder a comentarios negativos, por lo que en sus palabras, no tiene la necesidad de hacer buenos actos para conseguir un puesto, un voto o quedar bien con las personas.

Con información de Fortune y The Verge