Apple smartwatch podría haber sobrepasado la fase de experimentación.

i

Según una noticia publicada por Bloomberg Apple tiene a un equipo de cerca de 100 diseñadores de productos trabajando en un dispositivo estilo reloj de pulsera que puede realizar algunas de las tareas que ahora realizan el iPhone y el iPad, esta información la obtuvo de dos personas familiarizadas con los planes de la compañía que pidieron no ser identificadas.

El equipo, que ha crecido en el último año, incluye gerentes, miembros de marketing e ingenieros de software y hardware que antes trabajaron en el iPhone y el iPad. Este crecimiento en tan corto tiempo del tamaño del equipo sugiere que Apple está más allá de la fase de experimentación.

La creación de un reloj implica retos únicos, en particular referentes a la gestión de potencia, en aras de lograr que la batería no necesite ser recargada todos los días. La introducción de un dispositivo de computo que usemos como una prenda podría señalar la nueva dirección que tenga la industria de la electrónica de consumo. A este respecto Google Inc. ha logrado avances con sus anteojos Glass, los cuales planea introducir en 2014.

Por otro lado el CEO de Apple, Tim Cook, se enfrenta, sin un gadget nuevo y revolucionario en el futuro, a la presión de los accionistas que han visto caer sus acciones más de un 30% desde septiembre en medio de una marcada desaceleración en el crecimiento de sus ventas y la perdida de mercado ante rivales como Samsung Electronics Co.

James Foster, director senior de ingeniería de Apple y Achim Pantfoerder, otro gerente, son parte de los esfuerzos por introducir una computadora estilo reloj de pulsera, según estas fuentes. Apple ha trabajado en dispositivos portátiles en el pasado y estos nunca llegaron al mercado, dijo una de las fuentes.

Apple es el adecuado para desarrollar productos tales como relojes, incluso si no resultan en productos comerciales, dijo Josh Spencer, un administrador de fondos de T. Rowe Price Group Inc., más gente usaría un reloj de Apple que los que usarían las gafas de Google.

Vía: Bloomberg