Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

Tips para reducir el costo del celular

 
Suena el teléfono en una película japonesa. A la protagonista se le ponen los pelos de punta porque presagia algo terrible. Muchos padres y madres de familia se sentirán identificados con ese terror al oír el timbre de un celular.

Así sucede a los papás de Mónica cada vez que ella marca su teléfono móvil: en los últimos cinco meses, su consumo promedio mensual ha sido de 1,080 pesos. Tiene contratado un plan de 599, eso quiere decir que cada mes se pasa en 481 pesos de lo que tenía planeado.

¿Qué tendrían que hacer? La familia ha analizado varias opciones: comprar tarjetas de ‘prepago’, para que sólo tenga un tiempo limitado y así tener más control, o contratar un plan con un ‘candado’ que se activa cuando se llega a cierto límite. Ambas soluciones limitarían el uso del celular, algo difícil para una hija adolescente.

Dinero Inteligente presentó los estados de cuenta del celular a Optar, una compañía que analiza los gastos de telefonía de grandes empresas, cuyos directivos aceptaron hacer el ejercicio para una familia. Encontraron que si sigue el mismo patrón de consumo basta con pagar un poco más por otro plan, para hablar la misma cantidad de minutos. De tal manera que en lugar del plan de 599 pesos mensuales, bastaría con contratar otro de 649 pesos. Así podría ahorrar la diferencia de 481 pesos al mes y 5,172 al año.

 
bannermovil


La recomendación general sería reconocer las necesidades del usuario y obtener más minutos a más bajo costo, antes que recortar los minutos utilizados para pagar menos. Esta lógica se aplica a las necesidades de una compañía, que no puede cortar a rajatabla las comunicaciones de sus vendedores, por ejemplo. Pero también es un buen elemento de negociación para que el padre deje de sentir terror por los minutos que los hijos pasan en el celular y, al mismo tiempo, que los hijos no se queden aislados de sus amigos.
 
Cómo bajarle:
Para ahorrar, muchos recurren a la tarjeta, pero están pagando más de lo que podrían conseguir con renta.

1. No confíes en lo primero que dice el vendedor de la telefónica.
Recuerda que su sueldo depende de que venda más y de que obtenga más rentabilidad de su cuenta, no menos.

2. A menor monto de la renta, mayor es el costo por minuto.
Analiza y decide el plan, si el aparato trae o no mp3. Nadie te dirá cuál es el plan que más te conviene. Pregunta a cuántos minutos tienes derecho si es por renta.

3. Mejor un plan realista que uno de gasto limitado.
En las empresas sucede que los directores quieren que sus ejecutivos se ajusten a rajatabla a un determinado presupuesto. Así escogen los planes conocidos como ‘mix’, que incluyen una renta reducida por un número limitado de minutos y un prepago. Es un error que vean al teléfono móvil como un gasto, en vez de como un generador de ingresos y oportunidades de negocio. Lo correcto es bajar el costo por minuto, no el número de minutos de llamada.
En una familia, un adolescente puede ver el teléfono como una oportunidad de extender sus redes sociales. ¿Es ese un gasto?

4. No a las tarjetas prepagadas.
La idea de éstas es controlar por adelantado el gasto que se hará mensualmente. Esta modalidad contribuyó al crecimiento explosivo del mercado y en él está 90% de los usuarios de celular en México.Pero se podrían consumir los mismos o más minutos, por menos dinero, con un plan.
 

Via | Optar
Noticia Extraída de EvDO Plus  

Aún no ha llegado ningún usuario desde un buscador.