Smartphone Nokia 5800 XpressMusic presentado oficialmente

Mariela Arce, directora de marketing de la compañía finlandesa para el Cono Sur, habló con LA NACION sobre el móvil de Apple y el futuro de la telefonía celular.

A ninguna empresa le gusta comenzar una entrevista hablando de un producto de la competencia. Sin embargo, ¿cómo hablar del futuro de los teléfonos celulares con Nokia sin mencionar el iPhone 3G? El gadget del año, para muchos protagonistas del mercado móvil, ha generado una colosal campaña de marketing que hizo populares los smartphones, y causó también un sensible impacto tanto en el aspecto tecnológico como en el diseño. A esto se suma la noticia de que Nokia lanzó ayer en Londres su móvil 5800 XpressMusic, sin teclado físico, con una pantalla sensible al tacto de 3,2", Wi-Fi, cámara de 3,2 megapixeles, 3G y GPS.

Más allá de las especulaciones, el gigante finlandés sigue al tope de las ventas en el escenario global: un estudio reciente de la consultora Gartner indica que se despacharon 305 millones de equipos en el segundo trimestre de este año. De ésos, 120 millones fueron de Nokia, cifra que otorga a la compañía casi el 40% del mercado.

Además, está muy ocupada con Ovi ( www.ovi.com ), una plataforma de música, contenidos generados por los usuarios y juegos para celulares, para la cual firmaron acuerdos con Universal, Sony BMG y Warner Music Group. Para hablar del mercado móvil, los smartphones, y también, claro, del iPhone, entrevistamos a Mariela Arce, directora de marketing de Nokia para el Cono Sur.

 

-En desarrollo y prestaciones, ¿el iPhone 3G superó los productos equivalentes de Nokia?

-No creo, la pantalla táctil la tenemos hace dos años en Nokia. Entiendo que es una versión muy amigable la que ha creado iPhone, pero en lo que es convergencia y multimedia nosotros estamos más adelante. Estamos proponiendo aplicaciones Java que el iPhone no tiene, aplicaciones Flash que el iPhone no corre, una cámara de 5 megapixeles. Creo que todo esto hace una diferencia. Seguimos apuntando a un público muy exigente, que está buscando lo último en convergencia, no solamente diseño.

 

La nota completa en La Nación