Se acerca el fin de la clase media en el segmento de dispositivos

La mejor manera de beneficiar a una sociedad es, supuestamente, reducir las diferencias entre ricos y pobres con una eficiente distribución de la riqueza. Es decir, menos ricos y pobres y más burgueses. Pero en el mundo de la telefonía celular se está produciendo un fenómeno muy particular, cuya tendencia no es nueva pero sí se está acentuando en los últimos tiempos: la desaparición de la clase media de dispositivos.

Durante los dos últimos trimestres del año, la venta de dispositivos ha caído como consecuencia de la crisis económica global, que ha mermado la confianza de los usuarios en su posibilidad de ingreso a corto plazo, cerrando sus bolsillos. Las cifras de las diferentes consultoras hablan de una reducción en las ventas de casi el cinco por ciento en el último trimestre de 2008 en relación al mismo periodo un año antes, y de un 15 por ciento en el primer trimestre de este año.

Las previsiones para el año 2009 varían según la fuente. Nokia sitúa la caída del mercado de dispositivos en un 10 por ciento, mientras que consultoras como In-Stat la sitúan en el orden del 20 por ciento. Sin embargo, los smartphones siguen creciendo en cuanto a sus ventas, con la aparición de una mayor variedad impulsada por Apple y su iPhone, así como también las Blackberry, Android, etc. En el primer trimestre del año, las ventas de estos dispositivos crecieron en un 12,7 por ciento con respecto al mismo periodo un año antes.

Su repercusión en el mercado va más allá que simplemente crecer en sus ventas. La consultora Frost & Sullivan dice que el iPhone está teniendo un impacto importante en Latinoamérica, donde los usuarios empiezan a ver, gracias a este dispositivo, las ventajas de los smartphones. Esto se ha producido, dice la consultora, porque el iPhone ha provocado una importante competencia que ha resultado en la aparición en la región de terminales similares, creando un efecto dominó educativo sobre las posibilidades de estos dispositivos más sofisticados.

Frost & Sullivan considera que, en cuanto a los smartphones, Latinoamérica se encuentra en la misma posición que estaba Europa hace cinco años, por lo que el crecimiento de estos dispositivos será importante en el corto plazo –con la ventaja de que la variedad de smartphones en la actualidad es muy superior a la que se tenía en Europa en 2004-. El precio de los equipos es una barrera que se irá atemperando, a medida que en países maduros los smartphones conquisten el mercado en términos de participación.

Los operadores de todo el mundo están haciendo un esfuerzo por posicionar los smartphones, para aprovechar los ingresos directos que provocan por el mayor uso de los servicios de datos. En Estados Unidos, AT&T hasta ha tenido problemas con el desempeño de 3G, por calcular erróneamente el impacto que este dispositivo iba a tener en su tráfico de datos a altas velocidades.

Y saltándonos la clase media –ésa donde viven fabricantes como Sony Ericsson o Motorola, y que tan malos resultados está ofreciendo en la actualidad-, aparece un nuevo estudio que augura un fuerte crecimiento de los dispositivos ultra baratos (ULCH, por sus siglas en inglés) para mercados emergentes.

Proyecciones divulgadas por Strategy Analytics concluyen que los dispositivos ULCH triplicarán su cuota de mercado entre 2007 y 2013. Esto supone que para el año 2013, 300 millones de dispositivos ULCH serán vendidos a nivel mundial, más de la mitad de ellos en mercados emergentes.

Los smartphones representaron un 13 por ciento de las ventas de dispositivos en el primer trimestre de 2009 y se espera que su participación crezca rápidamente gracias a las redes 3G y a su adopción en mercados maduros, con o sin recesión. Combinado el crecimiento de los terminales inteligentes con el crecimiento de dispositivos ULCH, sólo cabe imaginar que serán los dispositivos de clase media los que verán peligrar su existencia. Es decir, una especie de Revolución Francesa, pero a la inversa.

Fuente: TeleSemana

Extraido de Telematica & Linux