OLPC de Negroponte trata de sobrevivir desesperadamente

 
Hace 2 o 3 años, cuando recién se anunció, el proyecto de las OLPC (Una Laptop para cada Niño) llamó bastante la atención. Y no sólo porque la idea sonaba simplemente genial, prometiendo darle a los niños más pobres en los lugares más remotos, la posibilidad de navegar por la web y, sobre todo, aprender. Pero el hardware en sí, una mini laptop, que en ese entonces podía recargar su batería con una palanca, no pesaba nada, era ultra portátil y prometía cumplir todas las funciones básicas, era el sueño de todo geek.
 
Un fast-forward hacia el 2009 y qué vemos? Bastó que Asus lanzara una idea similar para el público en general (la Eee PC original) para que, pocos meses después, todos los fabricantes mayores como Acer, Lenovo, HP, lanzaran también su ultraportátil, hoy en día conocida como netbook. (aquí una guia de las netbooks disponibles)
 
 

Y de la OLPC? Sólo quedan prototipos con fallas en el hardware, clientes descontentos (luego de fiasco del Give 1, Get 1)  pequeñas pruebas que no llegaron a más y más de una promesa sin cumplir (la laptop de $100?) , rebasado por el superior Classmate PC de Intel.

Y la cosa, se sigue poniendo peor. Hoy, Negroponte anunció que está reduciendo el número de empleados al 50% y bajándole el salario a los 32 restantes, en un afán de mantener la compañía a flote. Esto es natural, dada la crisis económica; el tratar de resguardarse, reducir el tamaño, volver a la estructura, regresar a hacer lo que se hacía mejor.

El problema? Que están dirigiéndose precisamente en la dirección incorrecta.

Negroponte ha anunciado (Aquí pueden ver la nota de prensa), entre otras cosas, que cesará el desarrollo de Sugar, el sistema operativo que utilizaba la OLPC, y supuestamente pasará a utilizar únicamente Windows; además, está dejando a su suerte a la división de latinoamérica, pues planean centrar esfuerzos sólo en el medio oriente (cuando fue en Latinoamérica donde se realizaron las pruebas con las OLPC).

Y lo peor de todo? Que, en lugar de seguir adelante con las unidades ya desarrolladas, planean concentrar todos sus recursos en elaborar el “Generation 2”, la segunda generación de OLPCs.

 

Para tener como mantra: “Es un proyecto educativo, no de laptops”, y teniendo en cuenta las demoras que la primera laptop tuvo, es este el camino correcto a seguir?

Tratar nuevamente de sacar una laptop con dos pantallas? Qué beneficio obtiene un niño en un país en desarrollo el tener dos pantallas, ambas con touchscreen? No complica más el aprendizaje, utilizando una pantalla táctil para escribir, algo que definitivamente no es standard?

De hecho, parece que estuvieran utilizando toda la terminología necesaria para atraernos a nosotros, geeks, a comprar una (touchscreen! widescreen display! posible acelerómetro y GPS!), en lugar de centrarse en brindarles a los niños lo que realmente necesitan: una laptop resistente a golpes (no dos pantallas que probablemente la hacen mucho más frágil), con una batería de mayor duración, con la posibilidad de conectarse de manera inalámbrica a la web (apostando al 3G y apoyo de compañías telefónicas, quizás?) y sobre todo, con el software necesario para enseñar

Ese es, en mi opinión, el camino que Negroponte y compañía, de haber estado realmente interesados en llevar este proyecto a cabo y conseguir poner una laptop en la mano de cada niño, debió seguir: Elaborar software intuitivo, fácil de utilizar, estable, veloz, funcional y, sobre todo, que sirva como puerta de entrada a los millones de pequeños que podrían utilizarlo como herramienta para aprender. En lugar de eso, vemos que Sugar, el sistema operativo, deja de ser parte del proyecto por completo.

Después de todo, no se puede adquirir hardware similar (en realidad, mejor) que las OLPC si se compra en mayoría? Si finalmente ya no se cuenta con un software especial educativo, qué diferencia hace el hardware? No estarían los niños mejor con una netbook cualquiera?

Pero bueno, es una lástima, pues, que el único futuro previsible para toda esta iniciativa no sea más que fallar totalmente. Es algo que se veia venir desde que se anunció y la crisis económica, sólo está acelerando el proceso. 

 

Extraido de Arturo Goga