FaceBook Places: Democratizando a la fuerza la Geolocalización

 
Tras el anuncio oficial de Facebook Places
ayer, y teniendo en cuenta que la aplicación solo está disponible por
el momento en Estados Unidos y que por tanto no hemos tenido la
oportunidad de probarla, todo parece indicar que las aplicaciones de
geolocalización están adquiriendo un nivel de madurez increíble y que
será cuestión de semanas el popularizarse al nivel requerido para que
las empresas y/o anunciantes decidan invertir cuantiosas sumas de dinero
en publicidad.

Hasta
el momento, la escena había estado dominada por un competidor
principal, Foursquare, y algunos otros contendientes como Gowalla o
Brightkite. Que Facebook,
tras ocho meses de desarrollo, lance Places con el supuesto apoyo de los dos principales competidores, y con un logotipo que muestra precisamente un cuatro dentro de un cuadrado no hace más que acentuar las dudas del fundador de Foursquare, Dennis Crowley,
acerca del futuro desarrollo de la competencia en este entorno: ¿qué
escenario veremos dentro de unos meses? ¿Seguirán Foursquare y Gowalla
con su crecimiento actual, o habrán cedido terreno ante la pujanza de
Facebook y su enorme volumen de usuarios?

A
la vista del escenario, las dudas de Crowley parecen tener todo el
sentido del mundo. Generalmente, se considera que un servicio que
alcanza un nivel de adopción razonable puede tener una buena oportunidad
de mantenerse como líder ante la entrada de un tercero si consigue
apalancarse en factores que refuercen su efecto red. Foursquare saltó a
la fama y multiplicó su nivel de adopción hace ya más de medio año, pero
en ese tiempo, a pesar de que la adopción aparente es elevada si te
mueves dentro de los círculos de aquellos que gustan de probar este tipo
de servicios, lo cierto es que no ha logrado penetrar especialmente
otros segmentos más generalistas: para empezar a utilizar Foursquare hay
que entenderlo y verle el sentido primero, contar con un smartphone y
utilizarlo como tal, y tener una red de amigos que también lo utilicen y
le den sentido. El consenso general
marcado por analistas como Forrester
es que por el momento, las redes sociales basadas en la geolocalización
(location-based social networks, o LBSN), a pesar de haber seducido a
un grupo numeroso de usuarios con un buen nivel de influencia y
visibilidad en la web en general, están todavía lejos de una adopción
masiva que compense el que los negocios en general inviertan grandes
cantidades en publicidad en esa área.
 
 
La
entrada de Facebook en este área puede claramente marcar una
diferencia, a la vez que significar el declive de las empresas que
originalmente desarrollaron el mercado: resulta poco realista plantear
un escenario en el que los usuarios hagan check-in en más de una red a
la vez, y el volumen – y por tanto, el efecto red – está claramente del
lado de Facebook. La ventaja de Foursquare está claramente en dos
factores: el contar ya con una red establecida, y el factor lúdico,
mucho más importante y menos frívolo de lo que parece. En el momento en
que se plantea una migración a otro servicio, prescindir de tu red en
Foursquare, tener que volver a organizarla en Facebook, y sobre todo,
perder tus mayorships y tus badges puede suponer un problema a la hora
de llevarse a ese numeroso grupo de early adopters, de influenciadores
que ayudaron al desarrollo del mercado. Pero ¿son realmente necesarios
esos influenciadores? Y por otro lado, dada la “magnanimidad” de
Facebook al plantear un servicio abierto para Foursquare y Gowalla, ¿no
significa ésto precisamente lo contrario? Ahora, si eres usuario de
estos servicios, puedes reducirlos a una vía de entrada de datos a
Facebook Places, y seguir usándolos una temporada hasta que te des
cuenta de que ya has alimentado suficientemente tu perfil en Facebook
Places, y que en realidad tu red también está allí incluso más grande y
mejor desarrollada. Desde el punto de vista de eDans, el cual comparto,
la supuesta apertura de Facebook con respecto a Foursquare y Gowalla no
es ni más ni menos que un regalo envenenado, y que el futuro para éstas
podría tener muy mal color.

Por otro lado, Facebook Places parece construido con un claro propósito de implicar al anunciante:
la conexión entre Places y las páginas de Facebook tiene toda la lógica
del mundo para las empresas, y la posibilidad de anunciar no solo su
presencia en forma de páginas sino también sus localizaciones en Places,
unido a las capacidades de segmentación de la red, aporta interesantes
posibilidades y genera un vínculo muy deseado entre lo virtual y lo
físico. En ese sentido, Facebook arranca ya con desarrollos sólidos y
perspectivas de un muy importante crecimiento donde Foursquare simplemente estaba empezando a hacer algunos experimentos.
La competencia en este sentido, a pesar de ser Facebook el recién
llegado y Foursquare el supuestamente establecido, aparece más bien
desigual.

Veremos
la evolución del tema, pero todo indica que Facebook puede ser el mejor
posicionado para convertir en de verdad populares los servicios de
geolocalización asociados a redes sociales tanto a nivel de público
general como a nivel de empresas o anunciantes. Por supuesto, no faltan
en este sentido las precauciones: la
American
Civil Liberties Union (ACLU) ya ha lanzado advertencias sobre el nuevo
servicio de Facebook y cómo puede afectar a la privacidad de los
usuarios
:
está por ver cómo algunas de las prestaciones incorporadas en Places,
tales como la posibilidad de etiquetar a personas de tu red en sitios o
la de definir sitios como tuyos, funcionarán cuando la red empiece a
crecer, y cómo de rápido reaccionará Facebook ante las quejas o
reclamaciones de los usuarios. Como en todo, hablamos de un proceso de
interacción, que tardará cierto tiempo en sedimentarse. Por el momento,
si quieres saber a qué atenerte e ir haciéndote tu composición de lugar a
la espera de que Facebook Places llegue a más países además de los
Estados Unidos, es recomendable leer la
Field Guide que ha publicado Mashable, muy clara en este sentido.

Fuente Original: Enrique Dans