Editorial: TrackPad de Apple y la “presunta muerte” del Mouse

 
Hace unos cinco años, el primer negocio que propuse para PoderPDA fue la venta de Stylus y a través de un sencillo procedimiento comenzé a transformar algunas plumas comúnes en Stylus que luego les coloqué la marca “DreamStylus”.. Quizás algunos se acordarán de aquél “proyecto” que hoy…  Me alegra no haber continuado.
 
Mi amigo Jorge Pozzi,
quien por cierto es el último sobreviviente, laboralmente hablando, del
equipo de Miembros de PoderPDA que trabajamos en Iusacell para la
creación de servicios 3G, me advertía que los Stylus desaparecerían y en
pleno 2005 hasta llegó a escribir un artículo denominado ¿Se aproxima la muerte del Stylus?. Nunca
supe si Pozzi lo hizo sólo por molestarme con mi “changarrito” de
DreamStylus o en verdad fue un auténtico visionario cuando lo
pronosticó.. En un momento en el que las interfaces táctiles estaba aún
en pañales.
 
La razón por la que quise contarles dicha anécdota, es porque hoy
Agosto del 2010, nos enfrentamos a una situación con el Magi TrackPad
que ha puesto a pensar a mucha gente en relación a la existencia del
mouse
y la clásica interfaz usuario-ordenador que ha prevalecido inalterada por casi tres décadas sin mayores cambios.
 
El nuevo Magic Trackpad usa la misma tecnología multitáctil que tenían los MacBook Pro en sus Trackpad multi-touch, solo que éste es mucho más grande (un 80% más, lo que lo convierte en el trackpad más grande jamás fabricado. Para darles una mejor idea de lo amplio que es, les dejo una fotografía:
 
 
 
Pero nooo, porfavor no confundan este artículo, no se trata de algún otro “Apple FanBoy Post” en éste, su sitio favorito: PoderPDA.
 
El
punto aquí es que estamos ante una tecnología que podría convertirse en
una nueva forma de interacción, más natural y mucho más intuitiva que
el mouse que has utilizado durante toda tu vida frente a una
computadora.
 
Incluso aquellos con Laptops o MacBooks, muchas veces han comprado mouses más pequeños para utilizar sus computadoras en vez de ocupar el trackpad o trackpoint incluido incluso en las computadoras portátiles más pequeñas como las NetBooks.
 
Entonces.. si todo mundo prefiere los mouses sobre los TrackPads.. qué sentido tiene hablar de “la muerte” del mouse????

Todo está en el software. Así de sencillo.

La
razón es que las computadoras y el software que corre en ellas está
diseñado primordialmente para ser utilizado con un puntero o “flechita”
en pantalla que va seleccionando opciones, menús y botones en los
programas para así realizar la interacción humano-computadora.

Pero
acaso utilizamos punteros en nuestros Smartphones? Les gustaría tener
que mover una flechita en sus smartphones para poder utilizarlos? Creo
que no.

Y lo que el Magic TrackPad está intentando hacer es buscar
la transformación gradual de la interacción, la facilidad y el vínculo
“táctil” que tenemos hoy en los equipos con pantallas táctiles a la
computadora. Aunque la apuesta es ambiciosa, Apple bien podría estar
preparando una especie de convergencia entre su sistema operativo de
escritorio y el de sus dispositivos portátiles..

En lo que me
conscierne a mí, puedo pensar que si la idea es acertada podría
convertirse en una tendencia que salpicara el desarrollo de interfaces
en otros sistemas operativos como Windows y por supuesto, Linux…
Aunque también considero que estamos algo lejos del día en que la
convergencia entre estas formas de interacción se fusionen y lo “táctil”
prevalezca del todo.

Los gamers de computadora ahora estarán
gritando por esta aseveración y es que sinceramente resulta más que
complicado jugar cualquier FPS con un simple TrackPad.

Aún
así, el desarrollo del software y la facilidad de adopción por parte de
las dos terceras partes de la población del planeta que aún no utilizan
una computadora podría verse incrementada en base a una mayor
interacción humano-computadora. La situación es que no resultará tan
fácil desplazar los grandes volúmenes de mouses que existen hoy en día,
pero quiero creer e imaginar que la evolución en la interacción se tiene
que dar tarde que temprano… Aunque
incluso sólo sea una transición entre lo que hoy conocemos y las
futuras interfaces neuronales que veremos en una década o menos.
 

Sólo una pequeña reflexión.