Editorial Serantes: “Palm va a volver a ser Cool”

 
Aplastante la frase de uno de los directivos de Palm: Xavier Martínez, Country Carrier Manager para España y Portugal.

Los de Gizmodo no han sido muy claros en su noticia y no sé en qué contexto ha soltado tal perla, sin embargo, ya que lo ha dicho vamos a aprovecharla para reflexionar y así servirá de algo.

Dicen allí que los de Palm dicen del Foleo que ha sido un bache.

Yo a eso le llamaría algo más duro, pero claro…si siguen la política de la Crisis y la Desaceleración que manejan nuestros “brillantes” políticos nacionales pues estamos listos. Lo del Palm Foleo ha sido una catástrofe que se ha reunido con la demora en la salida del nuevo sistema operativo anunciado durante los últimos 3 años a bombo y platillo al principio y más tarde “con la boca pequeña” retraso tras retraso.

Ahora han dicho estos jovencitos de Palm también que el próximo sistema operativo aparecerá el próximo año, mano a mano con Android, el sistema operativo propuesto por Google. Esto suena a optimismo, sin embargo los amantes de Palm OS ya no estamos para aguantar otro año añadido a los que llevamos a al espalda y el 80% de nosotros ya somos infieles a la marca y tan sólo guardamos alguno de sus equipos en el cajón por nostalgia o porque ya no nos dan nada por ellos en la segunda mano.

Palm, amigos, circula por una carretera de pueblo, oscura y sin más objetivo que intentar alcanzar lo que han sido: su pasado; mientras, los competidores principales del sector (vease HTC, Apple, HP, Nokia) circulan por una autopista recta, iluminada y con una meta clara y definida: el futuro.

La frase de Xavier lo dice todo: volveremos a ser Cool. Lo hemos sido, lo hemos perdido y lo queremos volver a ser. NO NO NO. Está equivocado el ejecutivo de Palm. Palm no tiene que volver a ser nada que haya sido, debe fijar una meta más ambiciosa y por ahora está demostrando que no tiene esa visión.

¿Creeis que volverán a ser cool los de Palm?

Saludos

David Serantes

 

Editorial Extraída de Serantes.es

Fuente: Gizmodo España