Cada vez estamos más en la Nube

Ahora que la utilización de MS Exchange mediante alojamiento (hosted Exchange) poco a poco deja de ser un coto vedado a grandes empresas para extenderse a pequeñas empresas, autónomos e incluso usuarios particulares unido al lanzamiento por Apple de MobileMe y servicios similares, parece que poco a poco se acelera un proceso que supo ver muy bien Google hace unos años. Sabiendo que no podía competir con Microsoft y otros en soluciones clásicas (productos diseñados para instalarse y usarse localmente en nuestros equipos), Google apostó por el futuro y se centró en diseñar servicios pensados para utilizarse en la red, convirtiendo nuestros equipos en meros terminales para enviar y recibir la información alojada en sus servidores. Al principio parecía que servicios como Google Calendar lo iban a tener difícil, pero poco a poco vemos cómo son cada vez más los usuarios que no solo lo utilizan ya sino que poco a poco van pasándose a utilizar distintas aplicaciones en línea, como Google Reader para los feeds RSS.

 Parece claro pues que poco a poco volvemos a un enfoque de la informática en la que todo está alojado en servidores externos y accedemos a esta información desde nuestros ordenadores, teléfonos móviles, PDA, reproductores de MP3, etc. Este planteamiento tiene varias ventajas:

  • Unificación de programas. La posibilidad de sincronizar fácilmente todos o la mayoría de nuestros equipos con un mismo servicio, elimina por ejemplo la necesidad de instalar y configurar distintos programas de lectura de RSS en función del dispositivo que utilicemos para ello.
  • Mayor libertad para elegir el sistema operativo. Dado que estos servicios únicamente necesitan un navegador compatible para utilizarlos, cada vez es mayor la libertad para usar Windows, Mac Os, Linux en sus distintas distribuciones, etc.
  • Reducción de la carga de nuestros equipos. La necesidad de ins

    talar distintas aplicaciones en nuestros equipos hace que estos se vuelvan cada vez más lentos. Al acceder cada vez a más servicios a través de la red, podemos disfrutar de un sistema mucho menos cargado con procesos ejecutándose en segundo plano y que ralentizan nuestros equipos.

  • Sincronización inalámbrica continua. Dado que nuestros datos están en un servidor externo que sincronizamos con nuestros distintos equipos de forma inalámbrica, disfrutamos siempre de nuestros datos actualizados en todos ellos. Esto de momento da algunos problemas de compatibilidad, si bien lo esperable es que poco a poco la situación vaya mejorando, especialmente si se unifican las formas de acceso y se evitan pasos intermedios (como sincronizar Outlook con Gcal y este con otros dispositivos).

En el lado negativo estaría la dificultad para acceder a los datos si no disponemos de conexión a Internet en un momento dado (algo cada vez menos habitual) y, especialmente, el celo respecto a poner toda nuestra información en un servidor externo. Al principio la mayoría de la gente era reticente a esto, pero poco a poco vemos cómo son cada vez más los que aceptan esta desventaja como contrapartida por las muchas posibilidades que ofrece «la nube»*.

En esto último creo que si generalizamos se observa cierta diferencia generacional, ya que tal y como comenta Enrique Dans en su entrada “La generación transparente” (http://www.enriquedans.com/2008/05/la-generacion-transparente.html), los más jóvenes parecen mucho más dispuestos no solo a alojar sino también compartir toda su información y pensamientos en la red.

¿Qué opináis vosotros? ¿Os habéis o estáis pensando en pasaros a la nube?

* Aclaro que cuando hablo de «la nube» no me refiero específicamente al servicio MobileMe sino en general a todos los servicios de almacenamiento, utilización y sincronización de datos en línea.

bannermovil

Artículo Extraído de Serantes.es | Escrito por DoAlvares