Smartphones cambian la forma de reaccionar de tus manos

Nuestro cuerpo suele intentar adaptarse de la mejor manera posible a las situaciones que surgen como desafíos en la vida diaria, existen muchas evidencias de adaptabilidad en nuestra humanidad, desde la memoria física que nos hace reaccionar de cierta manera en situaciones definidas, hasta cambios físicos que nos ofrece el cuerpo para soportar el ajetreo común, un ejemplo sencillo de adaptabilidad física son los llamados callos, que mediante la acumulación de tejido muerto se forma una capa con mayor dureza para soportar mejor una situación de fricción o roce constante, y nuestro cerebro ya comienza a mostrar signos de adaptabilidad a las pantallas de nuestros smartphones.

Existen muchas variedades de teclados en smartphones, y todos apoyan a mejorar la interacción cerebro-dedos.

Existen muchas variedades de teclados en smartphones, y todos apoyan a mejorar la interacción del cerebro con los dedos.

Investigadores de Suecia descubrieron que la corteza que asocia los dedos índice y pulgar se ve beneficiada directamente con el uso de pantallas táctiles de smartphones, como es de suponerse a mayor frecuencia de uso del teclado en pantalla mayor es el beneficio que recibe la asociación entre los dedos involucrados y el cerebro, al parecer el desarrollo de esta área del cerebro sólo se logra con smartphones (no incluye featurephones), y los investigadores suecos se enfocan a pantallas táctiles con teclados, otro punto importante es que si se abandona el uso del teclado en cuestión se va perdiendo la asociación.

De cualquier manera la asociación puede ser benéfica para personas con cierto tipo de actividades que utilizan la misma corteza del cerebro, por lo que personas que toquen la guitarra o instrumentos que ocupen los dedos pueden ver una mejoría en su ejecución debido a esta adaptación del cerebro, incluso cirujanos pueden verse beneficiados por este cambio en la forma de usar los dedos, es interesante ver la forma en que los avances diarios cambian nuestra vida, no hay que perder la capacidad de asombro y aprovechar nuestras capacidades.

Vía – Engadget.