Somos más propensos a usar el smartphone cuando vemos que alguien más lo usa

 

Cierto es que los smarpthones ahora se tratan como una extensión más de nuestro cuerpo, pues su ayuda en la tareas o trabajos diarios nos proporcionan una seguridad invaluable y sobretoso una ayuda completamente necesaria, aunque claro, hay quienes exageran de ese tipo de cuestiones y los proponen como herramientas que nos harán todo el trabajo sin que nos preocupemos por mover un solo dedo, un punto de vista en que yo difiero completamente, sin embargo ante todo lo anterior y la ideología actual hay quienes en verdad hacen uso de un smartphone para tareas sencillas, otros preferimos darle un uso un poco más rudo, exprimiendo hasta la última vuelta de reloj dentro de cada núcleo del procesador para poder saber hasta donde podremos llegar con nuestro equipo, procesamientos, programación, desarrollo, integración, sientos de miles de tareas que se pueden lograr con nuestro smartphone.

A decir verdad conozco bastante gente que solo compra el equipo más poderoso para poder presumir, lo cual es casi tan poco inteligente como el hecho de creer que una computadora hará todo tu trabajo mientras tu no haces nada, pero en fin, retomando la idea de los smarpthones, tenemos que los usuarios de estos equipo somos propensos a estar casi todo el día metidos en su uso, sin percatarnos de lo que sucede a nuestro alrededor, hay quienes tienen hasta tres equipo ya sea de al misma compañía o de diferentes, y es que no digo que sea malo, pero hay sus excepciones como los que solo los tienen en cantidad para “farollear”, presumir, o simplemente tienen una necesidad de tener tantos equipo puedan.

Antiguamente podríamos haber usado un celular para comunicarnos,  pero con el avance de los diferentes medios de comunicación ya hay más de una manera de contactar a una persona, podríamos utilizar el ya casi descontinuado mensaje de texto, mandar un Whatsapp, un twit o hasta utilizar el chat de Facebook, pero sea como sea siempre estaremos bajo el uso de nuestro smartphone, pero esta poca interacción nos perjudica en mucho, la verdad depende del usuario, para las cuestiones empresariales siempre veremos que es más fácil comunicarse por llamada, mensaje o chat ya que si se encuentra en otro punto muy lejano el traslado de un punto A a un punto B siempre nos hará gastar tiempo, el cual puede ser ahorrado por medio de cualquiera de las opciones anteriormente mencionadas, pero siempre parece haber un factor del que no nos percatamos en el momento que tomamos nuestro smarpthones, pues según un estudio de la Universidad de Michigan, usar el smartphone es contagioso.

Investigadores de la Universidad de Michigan, realizaron un trabajo de tesis en la que trataban de averiguar si el uso del celular es contagioso, es decir, si somos más propensos a utilizar el celular mientras otras personas más lo usan a nuestro alrededor. Dicho estudio recogió datos desde el 2011 con personas de entre 16 y 25 años de edad, en donde se demostró que efectivamente somos más propensos a usar el celular cuando alguien más lo usa, todo esto lanzadoa aprtir del analisis de tres tipos de escenarios:

  • Mujeres en presencia de mujeres
  • Hombre en presencia de hombres
  • Mixto (hombres y mujeres)

En el primer escenario se demostró que cuando las mujeres están en presencia de mujeres aumentaron el uso del celular en un 32%, para el escenario dos, indicaron que hay un aumento del 25% cuando los hombres están en presencia de otros hombres; y cuando se trataba del escenario mixto, hubo un incremento del 22%. Al final del estudio los investigadores concluyeron que el uso del teléfono celular si es contagioso, en términos generales hay un aumento del 34.1% después de que las personas observaban a alguien más usar el celular. Traducido en otras palabras, usar nuestro smartphone puede ser meramente cuestión de contagio, como lo es enfermarse gripe, puede que te afecte o puede que no, pero siempre estamos propensos a obtener algo del contagio.

 

VIA | ABC

  • como hacer un buen uso de los smartphones para no enfermarse

  • el smartphone