Los viajes, los gadgets y el N97 mini

Nokia N97 mini

 

Con poco más de una semana de haber tenido en mis manos el N97 mini, tuve la oportunidad de probarlo en una situación que demandara toda su capacidad: un viaje al interior de la República. Esto lo digo porque estando en el camino, gracias al mini, pude no quedar desconectado de la nube, ni de las redes sociales y casi no extrañar mi laptop de cabecera, ni mi netbook, ni la conexión WiFi de mi casa.

En ocasiones anteriores ya había pasado por algo similar: mis dispositivos portátiles me habían mantenido en contacto y conectado satisfactoriamente. Por lo menos, desde hace más de dos años (2007), en un viaje a Colima, en el que pude reemplazar de urgencia mi averiado Nokia E61i, primero con un Sony Ericsson Z310 (VGA) y luego con un Z710 (2MP). La jugada fue exitosa porque logré tomar muchas fotografías y hasta revisar mi correo electrónico de Gmail desde la playa, por medio de una conexión Edge.

No obstante, aún antes los móviles me habían permitido disfrutar de mis viajes, como cuando hace 4 años, a principios de 2006, fui a Zacatecas armado con un Sony Ericsson W600, que me ofrecía fotografía (1.3 MP), música (256 MB) y juegos (Worms) en un solo equipo. Pero sin conexión real a la internet de ningún tipo, ni video VGA, ni expansión de memoria, es decir, ninguno de los desarrollos que disfrutamos actualmente.

El 2009 me trajo las ventajas del 3G y los planes de datos ilimitados en mis equipos al viajar. Comenzando por el Pantech Duo, que me permitía, además, contar con un equipo Qwerty y una cámara de 1.3 MP y las varias aplicaciones disponibles para Windows Mobile 5.0, entre ellas los indispensables Google Maps.

Durante diciembre pasado, en otro viaje a Colima y Jalisco, fue mi N86 8MP el que me mantuvo en línea y fotográficamente activo. En poco más de una semana tomé alrededor de 400 imágenes, de las cuales aproximadamente el 10% subí al momento a la red. Además, este Nokia me permitió atender mis cuentas en Facebook, Twitter, Blogspot de manera sorprendente a cualquier hora, desde el hotel o en la carretera misma.

De viaje con el mini

Hace un par de semanas hice una visita exprés de dos días a Querétaro y Guanajuato, durante la cual pude experimentar con el Nokia N97 mini en diversos aspectos: fotografía, web, redes sociales, GPS y mapas, correo electrónico, música, videos, teléfono, etc. Lo primero que diré es que este Symbian S60 5ed. se desempeña a la par de cualquier S60 3ed., y quizá hasta mejor.

Mi primer temor con el N97 mini, tal y como dije en el post anterior, era la duración de la batería, pues ésta es de sólo 1200 mAah, y no la enorme 1500 mAh del N97 o del E72. La cuestión es que no erraba: con un uso intensivo el N97 mini puede quedarse sin energía en alrededor de medio día de uso, quizá antes. Afortunadamente este equipo carga por microUSB lo que me permitió tener energía todo el día, conectándolo al encendedor del auto o a mi netboook siempre que fue posible.

Otra de las características que temía me podrían decepcionar era la cámara. Sin embargo, puedo decir que no fue así. Si bien no está a la altura del Nokia N86 8MP, el mini logra buenas imágenes comparables a las de, digamos, un N85. Aquí agregaré algunos ejemplos para que ustedes juzguen por sí mismos. No tuve oportunidad de probar la grabación de video, ni la fotografía nocturna.

En Querétaro

Evidentemente, gracias a su teclado Qwerty, las redes sociales son fáciles de manejar desde el mini. Con el 3G y la cámara de 5MP este Nokia puede mostrar, manejar y actualizar todo lo que se quiera al momento en, por ejemplo, Facebook, algún blog, etc., sin necesidad de una PC. El correo electrónico también es sencillo de manejar con este dispositivo, pues es posible instalarle la versión actualizada de Nokia Messaging y tener notificaciones de correo al instante y hasta manejo de Html sin problemas. 

Hasta el momento sólo señalaría un área de cuidado con este dispositivo: la fragilidad de su pantalla, pues parece que se raya fácilmente. En poco más de una semana de uso apareció en su pantalla un ligero rayón. Aunque sólo se nota con la pantalla apagada, este tipo de incidentes siempre son molestos y me vi obligado a instalarle una mica protectora. Debo decir que esto nunca fue un problema con el N86 8MP, pues éste equipo cuenta con una apntalla de cristal endurecido antirayaduras, similar a la del iPhone.

Ovi Maps, debo decirlo, me sacó de apuros en un par de ocasiones, llevándome a partes de la ciudad de Querétaro que no conocía, pero a las que necesitaba llegar. En general, el desempeño del mini como dispositivo de navegación fue bueno, exceptuando los breves momentos en que se perdía la señal GPS (nada grave, afortunadamente, pues se reconectaba en un par de segundos).

Ovi Maps

En fin, para mi ya es claro que el N97 mini es un equipo muy capaz, además de versátil, que demuestra en el uso cotidiano el porqué es un smartphone Nokia NSeries. Nada mal le quedaría el lema con que se publicitó hace unos años el N95: "Es en lo que las computadoras se han convertido".