La convergencia de los Smartphones y las Tablets

Es curioso notar que hace poco más de dos años, en noviembre del 2012, cuando a Marck Zuckerberg se le preguntó respecto al desarrollo de una aplicación para iPad, el respondió con “El iPad no un móvil, es una computadora, es algo diferente”. Pero desde entonces Facebook ha cambiado su idea de movilidad, de la mano con la migración de sus usuarios hacia sistemas operativos móviles. Sin embargo, el dilema sobre si las tablets son dispositivos móviles o no ha continuado.

image001

 

Pero los recientes anuncios de smartphones de las diferentes compañías nos confirma lo que ya veníamos viendo: los smartphones tienden a crecer, mientras que las tablets tienden a hacerse más pequeñas. El Samsung Galaxy S fue uno de los modelos con Android más vendidos, y en comparación, ahora tres generaciones arriba llega el Galaxy S4 con una pantalla de 5 pulgadas, solo por debajo de la talla del Galaxy Note II. Ahora el equipo con Android que podría ser el más vendido sería, en efecto, una phablet.

Muchas veces se ha dicho que la experiencia de usuario similar que brindan un smartphone y una tablet, algún día los llevaría a la convergencia. Los smartphones se están haciendo más grandes, y para muestra de ello basta ver el iPhone que cambió a la rígida Apple de una pantalla de 3.5 pulgadas a 4 pulgadas, mientras que Samsung se movió hasta las 5 pulgadas con su último anuncio, pero ya nos tenía acostumbrados a tallas grandes con los Galaxy Note, Note II y recientemente el Note 8.0. Por si fuera poco, se espera que Samsung lance un nuevo miembro de la familia Note, pero ahora de 6.3 pulgadas.

En contraposición, las tablets de están haciendo más pequeñas, y de nueva cuenta incluso Apple se ha unido a la oleada con el iPad Mini, pero el resto de los fabricantes también se encuentran atentos a este mercado, como Amazon con la Kindle Fire HD y la propia Samsung, entre otras compañías.

Smartphones, tablets y la canibalización de las PCs

Para las tablets, sin embargo, existe una dualidad en el comportamiento de los usuarios, pues se ha reportado que el uso de las tablets está canibalizando el de las PCs, ya que se estima que ahora cuentan con una tercera parte del mercado global de PCs. Además, un 90% de los usuarios que cuentan con tablets la usan en sus casas en lugar de la PC. Pero también se usan como dispositivos móviles, pues un 40% de los usuarios de tablets también las usa fuera de casa.

Pero además de ser dispositivos bastante usados fuera de casa, la experiencia de usuario que proporciona una tablet es mucho más cercana a la de un smartphone que a la de una PC, y eso lo podemos ver desde las aplicaciones, pues usualmente son las mismas o modificaciones de las móviles para el tamaño de pantalla, además de que requieren el uso de la pantalla táctil y usualmente utilizan información contextual (como nuestra posición).

Esto tiene implicaciones bastante profundas, pues los smartphones y las tablets se están utilizando cada vez más funciones que anteriormente se encontraban arraigadas a la PC, como el comercio electrónico, pues actualmente se estima que desde los dispositivos móviles de hace un 30% del mismo, y se espera que para finales del 2013 esta cifra se eleve hasta el 50%. Pero esto tampoco quiere decir que los smartphones ya no se usen para llamadas. Por el contrario, las llamadas apenas son una de las cinco funciones más utilizadas en los smartphones, junto con la navegación web, el uso de redes sociales, escuchar música y jugar videojuegos.

Estos cambios radicales en el comportamiento de los usuarios hacia los dispositivos móviles en ocasiones crea grandes oportunidades de negocio, y también propicia la caída de otras ideas no tan alineadas con esto. Así, vemos el gran efecto que tienen el comercio electrónico de modo que algunas tiendas reportan incrementos de hasta el 75% en ventas electrónicas en temporadas si cuentan con la infraestructura correcta, como las compras al alcance de un solo toque.

Si la tendencia sigue como hasta ahora, creando una buena combinación entre los smartphones y las tablets (phablets), el cambio en el comportamiento de los usuarios al utilizar dispositivos móviles como sus equipos principales de cómputo podría acelerar y brindar nuevas oportunidades a la industria.