Google pronto dará a conocer un nuevo sistema de traducción de voz en tiempo real

Cuando una empresa lanza un producto, es de esperar que la competencia presente una alternativa similar. En el caso de Microsoft, hace unos días dio a conocer el lanzamiento de una función en Skype llamada Translator, la cual permitirá que se traduzca en tiempo real las conversaciones de dos usuarios que hablen diferente idiomas, mostrando en la pantalla en el idioma de cada quien la conversación del otro. Ahora es Google que busca ofrecer una opción similar en su traductor, para lo cual cual va actualizar su app para Android que realiza esta función, en donde se incluiría un sistema que de forma automática reconoce la conversación en el idioma y la cambia al transcribirla en texto, tal como la de Skype.

Google Translator

Google incluirá traducción de voz en tiempo real en la próxima actualización de su app Translator para Android.

Este anuncio no es nuevo si se considera que desde tiempo atrás, Google dijo que  en versiones futuras incorporaría un sistema casi automático y perfecto en las traducciones. Tal vez tarde un tiempo en estar disponible ya que además el servicio pretende que se use la cámara del móvil para que se tomen imágenes y traduzca su texto de forma automática, una función que hemos visto aparecer antes con opciones como World Lens que use la realidad aumentada y hasta los que se incluyen en  Windows Phone.

Al parecer, el servicio de Google sólo será para los móviles a diferencia del de Skype, aunque se desconoce por ahora los idiomas en los que va a salir de forma inicial. Actualmente la traducción escrita se ofrece en 90 idiomas y en muy pocos se puede usar la opción de escuchar al usuario. La herramienta móvil de traducción de Google está instalada en más de 100 millones de equipos, los cuales podrán tener acceso a la actualización. De esos usuarios 500 millones son usuarios activos de la app, sin importar en qué plataforma esté instalada.

La traducción automática de las páginas web en algunos idiomas ya está disponible en el navegador Chrome en donde se encuentran disponibles 140 idiomas, cuya base de datos  es alimentada por personas más que por máquinas, a diferencia de la opción de Skype que usa ingenieros lingüistas.

No se espera que ambos servicios sean perfectos, ya que con el uso van a mejorar, pero el problema es que las máquinas aprenden de la forma en cómo usan el idioma los usuarios así como sus expresiones, las cuales no siempre son las correctas  y esto lo aprende la máquina, ya que graba las expresiones que los usuarios dicen cuando usan estos servicios.

Al final lo que importa es que dos personas se van a poder comunicar  sin importar su idioma.

Fuente: The New York Times